Marcelo Cairo, en la senda de Homero Medina

Autores

Uno de los profesionales que nos honran con su presencia en este Centro es el médico lobense Ricardo Marcelo Cairo, de cuyo prestigio profesional da cuentas la propia comunidad de Lobos, en la que sus pacientes destacan el esmero, la dedicación y el tiempo que les brinda para arribar a un diagnóstico, dar la orden para hacer estudios, o derivar según lo que corresponda.
Nieto de Homero Medina, pudo cumplir el sueño de su abuelo, que no tuvo la posibilidad ser Médico porque se lo impidió la situación económica de su familia, pero pudo ser testigo de que uno de sus descendientes hiciera el Juramento Hipocrático después de una brillante carrera en la Facultad de Medicina de la Universidad de Bs.As.
El 3 de Diciembre de 2.011 el periódico digital Lobos News le realizó una entrevista con motivo del Día del Médico. A continuación reproduciremos un fragmento de la misma, que pude resultar útil a modo de semblanza para aquellos que no lo conocen aún:

Marcelo Cairo pertenece a la camada de médicos jóvenes que en las últimas décadas se han sumado a ese capital riquísimo de la medicina lobense en sus distintas especialidades. Próximo a cumplir 21 años de ejercicio de la profesión, este excelente clínico admite que la figura de su abuelo materno, el recordado Homero Medina, fue el faro que terminó llevándolo a elegir involucrarse con la salud.
Confiesa no obstante que “de chico mi sueño era llegar a ser Ingeniero Nuclear, pero con el paso de los años y cuando llegó el momento de la decisión culminante, la certeza de que la única alternativa era trasladarme al sur, muy lejos, me puso en órbita y allí surgió la vocación por la medicina. Inicialmente pensé en ser Pediatra, pero enseguida me di cuenta que mi personalidad no podría afrontar el sufrimiento de una criatura, y mi estudio se encaminó a ser un clínico”.
Se recibió en el año 1990, y asegura que “me siento muy gratificado por estos años de ejercicio de la medicina en mi ciudad. En una comunidad como la nuestra son más las satisfacciones que los momentos ingratos, aunque obviamente hay frustraciones y tristezas que tienen que ver con el paciente que no logramos recuperar plenamente y dejó de existir. Pero, más allá de que nuestro desempeño muchas veces se evalúa por los resultados (la vida o la muerte), insisto en que Lobos me ha dado más alegrías que penas en estos casi 21 años”.
Y finalmente asegura que después de dos décadas está plenamente convencido que no equivocó la elección. “Si volviera a nacer elegiría lo mismo, no tengo dudas”, dice Marcelo Cairo. En su nombre, reiteramos el saludo a todos los médicos en su día, y el agradecimiento permanente por la dedicación, el respeto y el calor humano que nos brindan.*

* Fuente: Lobos News, 3 de Diciembre de 2.011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: