Jimena Ponce de León y su participación en una investigación sobre” Los jóvenes y las nuevas tecnologías”

Autores

Debates teóricos en torno al vínculo de los jóvenes con las Tecnologías de la
Información y la Comunicación (TIC)1
Carolina Aguerre. Conicet/UdeSA
Sebastián Benítez Larghi. Conicet/UNLP
Marina Calamari. UdeSA
Ariel Fontecoba. Conicet/UNLP
Miguel Gaztañaga. UBA
Marina Moguillansky. Conicet/UNSAM
Jimena Orchuela. UNLP
Jimena Ponce de León. UBA2
Resumen
La actual expansión de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en América
Latina, y en Argentina en particular, sigue una distribución sumamente desigual entre sectores
de la población siendo principalmente sostenida por los jóvenes de clase media-alta. Esta
tendencia remite, según algunos enfoques, a la existencia de una brecha digital generacional
que produce diferencias entre nativos e inmigrantes digitales (Prensky, 2001). Siguiendo esta
perspectiva, el autor de la teoría de la “era de la información” supone que la brecha tendería a
desaparecer con el paso del tiempo a través de la educación (Castells, 2010). En contraposición
a estos análisis, estudios recientes proponen el concepto de “pobreza digital” (Galperín y
Mariscal, 2007), inspirado en las ideas de Amartya Sen (2000). Este enfoque reconoce la
existencia de restricciones estructurales para la adopción de las TIC e indica que la participación
en la sociedad de la información depende (y al mismo tiempo afecta) otros aspectos críticos de
la pobreza como la educación, la salud, las redes sociales, la productividad y la participación
política. Un tercer enfoque lo constituyen los aportes de la antropología y la sociología de la
cultura que incorporan la dimensión subjetiva de la apropiación de las tecnologías (Winocur,
2007). En este trabajo discutimos las derivaciones teórico-metodológicas de estas perspectivas
en relación con los avances de nuestro estudio de caso en la Argentina, centrado en espacios que
brindan acceso público a las computadoras e Internet a jóvenes en contextos de pobreza urbana.
Introducción
Con la expansión de Internet el concepto de brecha digital se transformó rápidamente en
un tema de política pública, foco de debate académico e incluso de acciones colectivas. A
diferencia de otras tecnologías que la precedieron, como la radio y la TV, Internet se posicionó
rápidamente como el medio privilegiado para formar parte de la sociedad del conocimiento. En
el discurso público, pero también en los ámbitos más especializados, se ha vuelto un dato
indiscutible la necesidad de la conexión a Internet como vía de acceso a la sociedad del
conocimiento. Los primeros estudios sobre el tema de la brecha digital se centraron
fundamentalmente en las diferencias en el acceso a la tecnología por parte de diversos grupos
1 Este trabajo ha sido llevado adelante con la ayuda del Programa de Becas Amy Mahan para Evaluar el
Impacto del Acceso Público a las TIC financiado por International Development Research Centre (IDRC),
Ottawa, Canada, administrado por la Universitat Pompeu Fabbra (UPF), Barcelona, España, y el
asesoramiento técnico de la UPF y de Dr. Hernán Galperín.
2 Todos los autores son miembros del equipo de investigación dedicado al estudio de la apropiación del
acceso público a las TIC por parte de jóvenes de sectores populares argentinos dentro del Programa “Amy
Mahan” del IDRC. Dicho equipo cuenta entre sus integrantes a Rosalía Winocur Iparraguirre de la UAM
de México encargada del asesoramiento del proyecto.
2
sociales. En los siguientes pares, el segundo lugar de cada binomio lo ocupan los grupos
tradicionalmente más desfavorecidos en la brecha digital en diversos estudios sobre el tema3:
ricos / pobres; residentes urbanos/ rurales; hombres/mujeres; “blancos” / “negros”;
jóvenes/ancianos. Pobres, campesinos, mujeres, grupos étnicos no caucásicos (en “occidente”) y
la tercera edad configuran de este modo el mapa de los sectores con más dificultades para
acceder y usar las TIC. “El mundo de la desigualdad informática no puede explicarse sólo a
partir de la división entre los que tienen acceso a las nuevas tecnologías y entre los que no lo
tienen, el problema es más complejo. La denominada brecha digital está múltiplemente
conformada y segmentada por inequidades de diferente tipo, como bien lo ha demostrado
Castells (2001:275-299), ésta no sólo se construye a partir de las diferencias socio-económicas,
sino también de las étnicas, generacionales, de género, y de capital cultural” (Winocur, 2007:
211). Más recientemente, Castells (2008)4 postula que la brecha digital “morirá con las viejas
generaciones”, en la medida que los jóvenes han adoptado a las tecnologías en su vida cotidiana.
Sin embargo, esta afirmación no parece sustentarse en evidencia proveniente de países en vías
de desarrollo, e incluso es muy debatible desde algunas fuentes europeas, que arrojan datos muy
desiguales entre distintos países de esa región, pero además con diferencias notables entre los
centros urbanos más importantes y las zonas rurales o las ciudades de menor tamaño.5 Es decir,
que aún desde el binomio ciudad/campo se establece una diferencia muy importante no sólo en
países como Argentina, donde esa brecha es insoslayable, sino en la misma Unión Europea. Por
lo tanto, si bien la variable generacional impacta notablemente en la brecha digital, como
veremos a continuación, no se puede dejar de lado otras variables como ubicación territorial,
nivel de ingresos, etnia o género.
Otro aspecto a tener en cuenta con la brecha digital es que con la profundización de los
trabajos sobre desigualdad digital, el acceso se transformó en un sinónimo de uso, llevando a
una confusión epistemológica importante entre “oportunidad” y “elección” (di Maggio,
Hargittai, et al 2003). Mantener esta distinción analítica permite una aproximación más certera
sobre los procesos de apropiación de la tecnología. En primer lugar porque acceso en términos
de oportunidad de usar una tecnología se corresponde con la primera etapa de los estudios sobre
brecha digital, cuando las posibilidades de acceso eran muy limitadas; además porque la
tendencia es que hay mayores posibilidades de acceso a la tecnología (ya sea en el hogar, en un
centro de acceso público o un establecimiento educativo) que a su aprovechamiento efectivo, o
la elección de uso (diMaggio, Hargittai et al, 2001, 2003).
3 Ver Urresti (2008) en Argentina; di Maggio, Hargittai et al (2001 y 2003) en EEUU; van Dijk (2006) en
Europa; Mariscal, Galperin (2007) en Latinoamérica.
4 Entrevista El País de Madrid (2008). Disponible en:
http://www.elpais.com/articulo/reportajes/poder/tiene/miedo/Internet/elpepusocdmg/20080106elpdmgrep
_5/Tes (último acceso: 7/09/2010).
5 http://europa.eu/legislation_summaries/information_society/l24190c_es.htm
3
En este trabajo se aborda el tema de la brecha digital a partir de una investigación en
curso sobre el impacto del acceso público a las TIC en jóvenes populares urbanos en Argentina.
Concretamente se están estudiando tres centros de acceso público en el partido bonaerense de
La Matanza al que asisten jóvenes de la zona. Estos tres centros responden a una clasificación
de estos espacios por tipo de gestión: pública – estatal, social (el centro tecnológico de la
cooperativa La Juanita del Movimiento de Trabajadores Desocupados y privado – un cibercafé.
Se analiza cómo éstos jóvenes utilizan las diversas aplicaciones y plataformas en Internet en
estos distintos lugares, sus estrategias de apropiación de la tecnología en entornos compartidos y
el significado de estos usos de Internet y del espacio para ellos. De esta manera combinamos el
análisis de las dificultades de acceso con la consideración de las “brechas de uso”. A partir de
esta idea, que enfatiza las elecciones que hacen los jóvenes para los distintos usos de Internet,
este trabajo analiza las relaciones e implicancias de otros conceptos vinculados a la brecha de
uso, como “nativos digitales”, apropiación y pobreza digital a partir de entrevistas realizadas en
el trabajo de campo.
“Nativos digitales” en contextos de pobreza
En comparación con otras tecnologías, Internet se difundió rápidamente, con una
trayectoria similar a la de la radio y la TV que penetraron el 50% de los hogares en los primeros
años en Estados Unidos (Di Maggio, Hargittai et al 2003). Sin embargo, a diferencia de esos
medios, la tasa adopción de adopción de Internet en el hogar, incluso en países de alto PBI la
adopción de Internet en el hogar aún sigue lejos de una penetración total. En la Argentina, las
zonas de mayor presencia de computadoras e Internet en el hogar coinciden con los grandes
centros urbanos y con los barrios de mayor nivel socioeconómico. Según datos de 2008, el 82 %
de la población de sectores socioeconómicos altos poseía una computadora en el hogar, mientras
que en la clase media el 41,8 % de los hogares tiene computadora, y en sectores bajos solamente
un 5,9 %.
Esta investigación se centra en el partido de La Matanza, fundamentalmente en el barrio
de Gregorio Laferrere que se ubica en el tercer cordón del distrito, donde los problemas de
desocupación y pobreza se agudizan. Según los últimos datos disponibles6, en esta zona la tasa
de desocupación supera el 20 %, la pobreza alcanza al 72,2 % de la población y afecta
especialmente a los jóvenes. Además, un 15,8 % de la población padece de Necesidades Básicas
Insatisfechas. Por último, el 32 % de la población vive en situación de indigencia. Los
indicadores sociales en todos los casos muestran una agudización de la marginalidad social en
las zonas más alejadas con respecto a la Ciudad de Buenos Aires. En cuanto a la difusión de las
TIC en esta zona del partido de La Matanza, la posesión de computadoras se concentra en las
6 Provenientes de una encuesta realizada por la Universidad Nacional de La Matanza (UNLM, 2006).
4
zonas cercanas a la Ciudad de Buenos Aires. Cuanto más nos alejamos del centro, menor
densidad de computadoras y por ende, también de conexiones a Internet. El barrio de Laferrere
se ubica en la zona de menor penetración de las TIC, con menos del 10 % de hogares equipados
con computadoras (en el año 2008). Sin embargo, la evolución de las TIC es muy dinámica y
los datos quedan rápidamente desactualizados, por lo cual es posible que actualmente el
porcentaje de hogares con computadora sea algo mayor al que señalamos7. El acceso a Internet
es más difícil aún: en la zona de Laferrere actualmente ofrece este servicio un solo prestador
local y los precios de los abonos son bastante elevados8.
Una perspectiva de análisis con bastante repercusión ha puesto el foco en la
especificidad de la experiencia juvenil con las TIC a partir de su distinción respecto a la de los
adultos. En este sentido, Prensky (2001) utilizó las metáforas de “nativos” e “inmigrantes”
digitales para ilustrar dos tipos de vivencia en relación a las TIC; metáforas que han tenido una
amplia repercusión académica (entre otros, Piscitelli, 2005 y Winocur, 2008) y mediática, más
allá de los Estados Unidos. Mientras las juventudes actuales se caracterizarían por la naturalidad
con que se mueven en un entorno tecnológico que los acompaña desde el mismo comienzo de
sus vidas, los adultos viven la presencia de las nuevas tecnologías como un mundo extraño al
cual deben “mudarse” y adaptarse. Es decir, mientras que los jóvenes han nacido y crecido junto
a las TIC y sus vidas están indisolublemente atravesadas por ellas – de allí que les resulte difícil
pensar sus vidas sin las TIC o separar analíticamente sus usos tecnológicos del resto de sus
dimensiones vitales – los adultos los viven como objetos extraños, incorporados desde afuera y
cuya utilización debe estar mediada por una intencionalidad bien marcada – de allí que puedan
discernir claramente entre el tiempo de uso y el de no uso de las TIC.
En nuestro trabajo nos preguntamos en qué medida los jóvenes de sectores populares
pueden considerarse nativos digitales, englobando en esta categoría a todos los sectores sociales
por igual. Los jóvenes entrevistados en Laferrere crecieron en hogares en los que o bien no
tienen computadora o bien la adoptaron en los últimos años9. En todos los casos, sus primeros
contactos con la computadora e Internet fueron en la escuela y fundamentalmente en los
cibercafés. En algunos casos, aún teniendo computadora no cuentan actualmente con acceso a
7 Esto concuerda con la investigación de Urresti (2008), para quien la difusión de las TIC se produce del
centro a la periferia, y de los grupos de mayor nivel socioeconómico a los de menores recursos en
Argentina. Este patrón también se percibe en los Estados Unidos (di Maggio, Hargittai et al. 2003).
8 En una entrevista al encargado de un cibercafé de la zona le consultamos si había notado un descenso en
la concurrencia debido a la adquisición de computadoras e Internet: “Al día de hoy es muy difícil porque
no hay Speedy. Creo que en estos meses va a haber Speedy, en todos estos años no hubo, y Internet sale
muy caro (…)Telecentro la última vez que quiso venir, yo lo vi con mis propios ojos, estaban cableando,
y 100 mts atrás estaban sacando los cables… entonces no vino más.” (Entrevista Nicolás, 10/07/2010).
9 Coinciden nuestros hallazgos con el estudio de Julieta Bouille sobre los usos de Internet en jóvenes de
sectores populares urbanos: “El inicio del consumo de Internet en los jóvenes de sectores populares no se
produce de manera ‘natural’. Es decir, por cuestiones económicas y falta de servicio de cableado
telefónico, la mayoría de estos jóvenes no cuenta con la posibilidad de tener una PC como un artefacto
más del hogar” (2008: 108).
5
Internet. Por estos motivos, la mayoría de estos jóvenes utiliza cotidianamente la computadora e
Internet en espacios de acceso público. Señala al respecto Urresti que aunque el acceso se haya
generalizado, quienes se conectan “desde sus casas, tienen una ventaja en términos de tiempo de
conexión media, frecuencia y posibilidades de navegación” (2008:34). Los usos de la
computadora también difieren según el nivel socioeconómico al que pertenecen los jóvenes.
Según el análisis de Urresti y su equipo, los adolescentes de sectores altos dedican más tiempo
a usos instrumentales como la búsqueda de información y las tareas para la escuela, mientras
que en los jóvenes de menores recursos prevalecen los usos recreativos y comunicativos (chat,
redes sociales, juegos). Nuestras primeras entrevistas y observaciones en los espacios de acceso
público parecen confirmar estas ideas.
A pesar del contexto de Gregorio Laferrere, que como señalamos dista
considerablemente de los nativos digitales analizados originalmente por Prensky en Harvard,
nos encontramos ante un panorama en el que los jóvenes –y se podría agregar, sobre todo los
jóvenes varones– adoptan la computadora e Internet como parte de su vida cotidiana gracias a
la presencia de espacios de acceso público10. Esto va en línea con la investigación realizada por
Livingstone con niños y adolescentes en el Reino Unido, para quien las variables demográficas,
de uso y de pericia en Internet son las que explican que algunos puedan sacarle más provecho a
Internet que otros, o de una mayor “alfabetización digital”. Sin embargo, uno de los hallazgos
más importantes de ese estudio para nuestra investigación es que el nivel socio-económico en el
Reino Unido afecta únicamente la variable acceso, no teniendo efectos sobre lo que Livingstone
llama “las oportunidades y los riesgos asociados al uso de Internet”. A pesar que la
disponibilidad de computadoras e Internet en los hogares de clases populares es reducida, el
multitasking online, una característica esencial de estos nativos digitales, también se encuentra
presentes en estos jóvenes de Laferrere que chatean, abren el fotolog o Facebook, minimizan las
distintas páginas del explorador y revisan su correo electrónico.
Vale destacar que el caso de los cibercafés presenta un patrón muy interesante de
acceso, de socialización y de aprendizaje, en cuanto se conforman como espacios privados de
carácter público (Finquelievich, S., Prince, A. 2007). En ese estudio realizado entre 2003 y
2007, los autores exponen que un tercio de los internautas acceden desde estos lugares a
Internet, enfocándose en los grupos de menores ingresos, y en particular en los niños en
situación de calle que usan Internet en estos sitios. Entre los encuestados para esa investigación,
más del 70% concurre por no poder conectarse desde el hogar, ya sea por no tener una PC o por
no tener conexión a Internet. Los jóvenes son los consumidores más frecuentes de los ciber,
10 El encargado de uno de los pocos cibercafés que existen en el barrio cuenta que cuando cerró
temporariamente su negocio, los jóvenes debían trasladarse al centro para usar una computadora:
“Cuando yo me fui, me entere después, algunos iban hasta Laferrere, los que realmente necesitan las
madres lo llevaban, pero hay que ir hasta ahí, es un solo colectivo el que va y tenes que estar dos horas,
para estar 15 minutos allá.” (Entrevista Nicolás, , 10/07/2010)
6
dato que aparece reflejado en las entrevistas realizadas hasta el momento. Los usuarios que
tienen hasta 25 años de edad sumaban en 2004 el 49% del total relevado. No obstante, en los
últimos años se ha registrado la incorporación de edades muy bajas: los menores de 18 años
representan el 26% de los usuarios actuales (Finquelievich, S., Prince, A. 2007).
De esta manera, se remarca la tendencia que la variable generacional es relevante
incluso en sectores urbanos pobres como factor de adopción de las TIC. La vinculación con la
computadora e Internet se realiza en espacios de acceso público y con modalidades diferentes
con respecto a los usos de otros sectores sociales, lo cual muestra la importancia de considerar
el universo social, económico y cultural en el que se produce el vínculo de los jóvenes con las
TIC .
Apropiación y significación
El concepto de apropiación resulta clave para comprender el tema de la brecha digital
desde el punto de vista del uso. Este es un proceso material y simbólico de interpretación y
dotación de sentido respecto a un determinado artefacto cultural por parte de un grupo social,
enfatizando la capacidad de los sujetos para volverlas significativas de acuerdo a sus propios
propósitos.11 En lo que refiere a la Internet, “…comprensión de su impacto también pasa por
reconstruir su proceso de incorporación en la vida cotidiana y en las dinámicas familiares.”
(Winocur, 2007: 193)
En esta perspectiva el uso de una tecnología como Internet no es la relación con un
objeto, sino con el universo de representaciones culturales con las cuales esa tecnología se
articula en la vida de las familias de los sectores populares. “Internet es un objeto que se apropia
en un universo relacional donde otros objetos, espacios y prácticas lo ‘resignifican’. (…) lo que
ocurre con Internet está en relación tanto con el uso del objeto como con los significados con los
cuales se representa. Usar Internet es a la vez una operación práctica e interpretativa” (Cabrera
Paz, 2001:42). Los relatos de los jóvenes de sectores populares, en tanto estructuras narrativas
que organizan sentidos, son una puerta de entrada a estas representaciones culturales. Si Internet
es una “estructura comunicativa-cultural” (Cabrera Paz, 2001) que tiene la capacidad de
reorganizar las experiencias, las prácticas y las simbologías de conocimiento, información e
interacción social, entonces el capital cultural acumulado por los jóvenes actúa en forma
dialógica con la Red dotándola de sentido. De esta manera, la reconstrucción de los relatos de
los jóvenes permite acceder a los significados que los sujetos construyen en su relación con la
11 Indudablemente, en la superación de esta perspectiva del consumo estamos en deuda con la escuela
francesa de los usos sociales de las TIC (Miège, 2000; Jouët, 1992; Flichy, 1995; Toussaint, 1992, entre
otros).
7
Red. Ello supone que las representaciones sociales organizan el universo de sentido de los
jóvenes en forma narrativa y están disponibles a través de sus relatos (Cabrera Paz, 2001).
La intersección entre TIC y juventud ha propiciado posicionamientos extremos. Los
discursos académicos, en este sentido, no hicieron más que retomar las posturas encontradas en
las sociedades que los contienen. De un lado se ubicaron quienes concebían la relación jóvenes
– TICs como generador y portador de características negativas para el desarrollo de sus vidas.
Algunos argumentos que sostienen esto último son, por ejemplo, discursos asociados a la
adicción, el aislamiento, la accesibilidad inmediata a contenidos perversos e incitación a la
violencia (Gil et al, 2003).
Muchos autores justamente prestan mayor atención al tema de los vínculos y el contexto
familiar frente a la expansión de las tecnologías. En este sentido podemos mencionar el cambio
de percepciones en las relaciones a partir de la ampliación de la disponibilidad y del sentido con
que se establecen comunicaciones virtuales (Winocur, 2003). Por otra parte, al interior de las
familias, los vínculos entre jóvenes y adultos también se ve modificado por la introducción de
estas tecnologías, principalmente ligadas al intento de control. Si bien muchos científicos
sociales marcaron la diferencia, la brecha, en los usos de un grupo generacional a otro, la gran
parte de la literatura abocada al tema ha omitido la comparación entre los mismos (Balardini,
2002; Choque Aldana, 2009).
El recorrido teórico ha cambiado su percepción sobre la juventud en relación a las TICs
en estos últimos años. De ser víctimas pasivas de un sistema que los subsumía y ser vistos como
un todo homogéneo (Bonder, 2008), los jóvenes pasaron a constituirse en su individualidad y
contextualización socio-económica, como agentes activos que emplean estrategias concretas con
estos dispositivos tecnológicos (Finquelevich, 2002). Gil et al (2003) plantean que en los
espacios de acceso colectivo a Internet -como los ciber- se producen nuevos elementos
simbólicos vinculados con una intencionalidad de reacción o resistencia. Los mismos autores
consideran diferenciaciones por género: los chicos acceden en mayor proporción y a más
temprana edad a los ciber que las chicas (ver también Bonder, 2008). En el siguiente ejemplo,
Delia (de origen boliviano), cuenta cómo fue llevada a aprender a usar distintas aplicaciones en
Internet incitada y ayudada por su amigo:
Tenía a mi colega que me enseñó. Él me dio mi correo, y ahí aprendí a la fuerza,
porque él me decía “sí, o sí a tal hora vamos a chatear”. Entonces sí, o sí, yo tenía
que intentar entrar, entonces así aprendí. Y ahora lo que quiero es imprimir, entrar a
Internet, todo eso quiero aprender. Como también verme con fotos, porque yo no
sabía todo eso, sólo sabía recibir fotos. (Delia, 25, MTD La Juanita).
En nuestra investigación encontramos dos sentidos centrales para la apropiación de
Internet. Por un lado el valor comunicativo que otorga las competencias en el uso de las TIC,
como es el caso de Delia; por otro lado el significado atribuido al espacio como lugar de
encuentro y socialización con los pares.
8
Ambos significados se encuentran relacionados con el último concepto que se
examinará para dar cuenta de las diversas aproximaciones a la idea de brecha de uso, como es el
de pobreza digital.
Pobreza digital y valor social
La variable generacional es otro de los factores examinados por el concepto de pobreza
digital. Éste examina, desde un punto de vista socio-económico, las diferencias sociales en el
uso de las tecnologías. A diferencia del concepto de brecha digital, se centra más en el problema
de la demanda que la oferta, es decir, parte de las necesidades insatisfechas de los individuos,
más que en las restricciones a nivel de capacidades económicas. “Bajo este enfoque, el pobre
digital es uno que carece, ya sea por falta de acceso (consideración de oferta), o por falta de
conocimiento de cómo se utiliza, o por falta de ingresos (consideración de la demanda), de la
información y comunicación permitidas por las tecnologías digitales. Las tecnologías serán los
medios pero, al mismo tiempo su disponibilidad será el componente más visible de la demanda
que puede ser estimada” (Barrantes, 2007: 7). La pobreza digital puede asumir formas que no
son únicamente aquellas vinculadas con las restricciones económicas o barreras físicas para el
acceso, sino que las barreras generacionales y la educación aparecen como variables muy
importantes. Entonces desde esta perspectiva los pobres económicos pueden ser pobres
digitales debido a características de la oferta o de la demanda. Cuando es un problema de oferta
se busca identificar a aquellos que no cuentan con conectividad. Como ya fue mencionado
anteriormente (DiMaggio, Hargittai et al, 2003) éste fue el problema más estudiado en la
literatura sobre brecha digital en sus orígenes, y se concentró en cómo erradicar la brecha de
conectividad buscando llevar medios de transmisión (teléfonos, computadoras y conexiones de
Internet) a los centros poblados. Los planes nacionales de conectividad y acceso público (como
fue el de los Centros Tecnológicos Comunitarios de principios de esta década), de acceso a una
PC en el hogar (como el Programa Mi PC) o el plan Conectar Igualdad de entrega de notebooks
a estudiantes de escuelas secundarias públicas en todo el país, son todas acciones que priorizan
esta primera acepción del concepto de brecha digital.
Cuando el enfoque es desde la demanda se tratará de aquellos pobres económicos que
tienen fuentes de oferta. “Este será un problema básicamente urbano, ya que las ciudades en
nuestros países cuentan con fuentes de oferta como los telecentros, que hacen innecesario que
cada hogar cuente con una computadora. El problema de política pública consiste en cómo
ampliar el uso” (Barrantes, 2007: 8-9). La investigación que nos encontramos realizando se
ubica en esta dimensión de la demanda ya que como ya fue mencionado, es una condición dada
de nuestra investigación a partir de la asistencia de los entrevistados a un CTC, al centro de
capacitación informática de la Cooperativa La Juanita del MTD y a un cibercafé de Laferrere en
La Matanza.
9
La demanda, tal como la entienden los economistas, está definida por las cantidades que
uno desea consumir de un bien, o servicio, a determinados precios. De esta manera es un
concepto mediado por la disponibilidad de pago. Desde la perspectiva económica, sin esta
capacidad , una persona puede tener necesidades, pero no demanda. Y la disponibilidad de pago,
a su vez, es resultado de los ingresos del consumidor. Con ingresos insuficientes, la demanda
podrá ser nula o reducida, aún cuando la necesidad sea apremiante (Barrantes 2007).
La población analizada en la investigación sin embargo no queda contemplada
enteramente por este concepto, ya que los centros estudiados no brindan exclusivamente un
servicio por la capacidad de pago, aunque sí es una característica primordial del cibercafé que
encuentra el abono por el servicio como su única forma de sostenibilidad. Se podría llegar a
hipotetizar entonces que la demanda, o disponibilidad de pago, de los usuarios que pagan por el
servicio que brinda el cibercafé se encuentra más clara y definida que la de aquellos que
concurren a un Centro Tecnológico Comunitario o al centro de capacitación de La Juanita, en
tanto acceden por su dinero a un servicio por una duración temporal definida. Sin embargo,
encontramos que este no es necesariamente el caso, ya que se encontraron otra clase de
incentivos en la Cooperativa La Juanita.
En este espacio, la existencia de: a) una misión organizacional con vocación de servicio
y comprometida con el desarrollo de la comunidad en la cual se encuentra insertada; y b) la
orientación del taller de informática hacia la capacitación con salida laboral le otorgan un
“valor” diferente al servicio en relación a la fórmula más extendida de acceso público a Internet
a partir de las iniciativas del sector privado comercial. En este espacio social, la definición del
servicio, el beneficio para los usuarios no es sólo una demanda por información y
comunicación, la demanda más básica que satisfacen las TIC, sino además porque está asociada
a un vínculo social más amplio, y a una idea de desarrollo personal y colectivo distinta a la que
encontramos en el ciber.
Es el caso del taller de reparación de PC que se dicta en la sala de informática de la
cooperativa, en la que se brinda acceso a la tecnología, mediada por el conocimiento – siempre
hay un instructor – con un claro objetivo: la capacitación.12
Como se puede apreciar, el valor que le atribuye este usuario, que a la vez es
capacitador, a proporcionar ayuda a los demás es construido explícitamente como un diferencial
a sus experiencias personales vividas en otros cursos de capacitación, donde el instructor no
12 Yo cada vez que puedo ayudar a alguien (…)yo porque estoy rodeado de lo que siempre me gustó que
es el ambiente este de gente de computación y está bueno también dar una mano: si hay que armar una
máquina armar una máquina, no tengo drama. Había terminado el colegio, trabajé un par de meses con
mi viejo en una metalúrgica y dije no trabajo más. Y empecé a meterme con esto y hasta ahora estoy
trabajando por mi cuenta. En este ambiente es algo que voy a poder hacer. (Cristian, MTD La Juanita).
10
sabe, no puede o no quiere explicar. Otro de los beneficios de esta aula informática se encuentra
asociado a la preservación y el cuidado ante la exposición de contenidos maliciosos:
(…) acá después de las 6 de la tarde hay máquinas para que la gente pueda jugar; acá
si bien hay ocho máquinas se intenta que haya otra finalidad. Como con el Internet,
chatear o peores cosas que las que ves en el cíber, cosas triple x que son libres en el
ciber. (Carlos, instructor laboratorio informática, MTD La Juanita)
O como exponen Mirta y Patricia, alumnas del taller de operador PC:
M: Lo que pasa es que acá, para mí, es más tranquilo…
P: Está Carlos que le podemos decir: “¿Y ahora que hacemos?”, en cambio en un
ciber no te da bolilla nadie. (Mirta y Patricia, alumnas operador PC, MTD La Juanita).
Sin embargo, tampoco en el cibercafé encontramos una actitud clásica de satisfacción
de una necesidad estrictamente comunicacional o informacional a través de las distintas
plataformas de Internet, sino que nos encontramos con que resulta un espacio social, de
encuentro y de adquisición de capacidades y destrezas de manera informal, que no quedan
contemplados dentro de la categoría de “consumidor” racional que evalúa las ventajas y costos,
sino que se entrecruza con otros valores como la amistad y la pertenencia a un grupo, como en
el siguiente relato de un joven usuario del ciber de Laferrere:
Llego, saludo a los chicos, voy a comprar una Coca o capaz unos pancitos, tomamos un
café con el chico que atiende, nos ponemos a jugar, a joder, salimos afuera, él sale a
fumar, yo a ver quien pasa porque no fumo y… nada más. Así es todo el día, jugando,
cargando a los chicos por algo que hacen, jodiendo (…) fue hace poquito, porque
estaba medio bajón y… porque había fallecido mi viejo, y me vine… me trajeron al
ciber… y me hizo bien venir, estar acá, porque en casa como que me aburría, me
entristecía. (Alejandro, 21, usuario cíber).
Continuando con la perspectiva de pobreza digital, se podría argumentar que no hay una
“demanda por un servicio” en el sentido económico tradicional, en tanto esta necesidad se
encuentra atravesada por una carga socio-cultural vinculada a las redes de afiliación de estos
jóvenes, y que definen sus preferencias más allá del retorno por un servicio.
Entrevistador: ¿Vos notaste que algunos de los pibes en vez de estar en la calle,
empezaron a juntarse en el ciber?
Fernando: Si, eso si. Los primeros años que abrí si, y los padres también lo notaron. Es
como yo a veces escucho en las noticias, el tema de los juegos, que algunos dicen que
algunos son violentos y que esto y que el otro, te podría decir que el que es violento ya
nace violento, no se hace violento por un juego. Es más, a veces algunos chicos es
mejor que vengan y se gasten $2 o $3 jugando, que esos $2 que le alcanzan para dos
cigarrillos. Cigarrillos, no de los comunes. Pero bueno, son puntos de vista. Yo también
tengo hijos, por ese lado también lo se. (Fernando (39) dueño cibercafé “Ciberjet”,
Laferrere).
Reflexiones finales
11
En este trabajo hemos intentado abordar la problemática de las TIC y los jóvenes a
partir de la profundización en la brecha digital, y en particular de la brecha de uso, tomando tres
conceptos que se relacionan con esta idea: los nativos digitales, la apropiación y la pobreza
digital.
Una de las distinciones más importantes que se desprende del trabajo es que resulta
fundamental distinguir el acceso desde el punto de vista de la oportunidad que tienen estos
jóvenes con sus elecciones a la hora de elegir un centro de acceso compartido a Internet, así
como a la hora de utilizar las distintas aplicaciones que proporciona Internet. Mientras que son
los recursos los que garantizan una experiencia de acceso, es la demanda – que la entendemos
más allá que desde su concepto económico – como la necesidad atribuida por estas nuevas
generaciones a la experiencia comunicativa que proporciona Internet, y el sentido de
pertenencia al lugar desde donde se produce el acceso, en este caso el MTD de la cooperativa La
Juanita y el cibercafé).
Otro hallazgo central del trabajo es el peso de la variable generacional en los tres
conceptos. La edad aparece como un factor determinante para caracterizar la experiencia del
acceso y uso de estos jóvenes. Llama la atención cómo estos jóvenes, a pesar del contexto de
carencias económicas, utilizan en su mayoría una diversidad de aplicaciones, que si bien no se
podría equiparar con los usos de los jóvenes de niveles socioeconómicos medios altos y altos –
haría falta un estudio comparado para tener mayor evidencia – tampoco quedan marginados del
concepto de “nativos digitales”, particularmente los varones menores de 20 años.
Se considera relevante y pertinente continuar, a partir de nuestra investigación, con un
análisis más profundo de las variables que inciden en la experiencia de uso de los jóvenes de
sectores populares urbanos, priorizando otros aspectos que no han sido demasiado abordados
hasta el momento en el trabajo, como es la pertenencia a un grupo étnico y el género.
Bibliografía
BALARDINI (2002): “Jóvenes, tecnología, participación y consumo”, Proyecto Juventud.
BARRANTES, R. (2007). Análisis de la demanda por TICs ¿Qué es y cómo medir la pobreza
digital? DIRSI.
BONDER, G (2008): “Juventud, Género & TIC: imaginarios en la construcción de la sociedad
de la información en américa latina”, en: Arbor – ciencia, pensamiento y cultura, CLXXXIV
733 septiembre-octubre, 917-934.
BOUILLE, J. (2008): “Cibercafés o la nueva esquina. Usos y apropiaciones de Internet en
jóvenes de sectores populares urbanos” en Urresti (comp.): Ciberculturas Juveniles: los jóvenes
sus prácticas y sus representaciones en la era de Internet, La Crujía, Buenos Aires.
CABRERA PAZ, J. (2001) “Náufragos y navegantes en territorios hipermediales: experiencias
psicosociales y prácticas culturales en la apropiación del Internet en jóvenes escolares”, en
12
Bonilla y Cliche (ed.) Internet y Sociedad en América Latina y el Caribe, FLACSO
Ecuador/IDRC, Quito.
CASTELLS, Manuel (2004), “La brecha educativa es la decisiva en la sociedad de la
información”, Entrevista realizada por Araceli Caballero García, en Cuadernos Internacionales
de Tecnología para el Desarrollo Humano, n°2.
CHOQUE ALDANA, M. (2009): “Avatares de la brecha digital. Desigualdades en el acceso y
uso de nuevas tecnologías en la juventud de Cochabamba”, en: Mediaciones Sociales, N° 5, II
semestre 2009, pp. 87-119.
DI MAGGIO y HARGITTAI (2001), “From the ‘Digital Divide’ to `Digital Inequality’:
Studying Internet Use As Penetration Increases”, Princeton University.
DI MAGGIO et al (2003), “From Unequal Access to Differentiated Use: A Literature Review
and Agenda for Research on Digital Inequality”, Report prepared for the Russell Sage
Foundation.
FINQUELIEVICH, S. (2002): “La informática y los jóvenes: redes sociales de inserción, acción
y contención”, en: Simposio Latinoamericano y del Caribe: La Informática y los Jóvenes, La
Habana.
FINQUELIEVICH, Susana y Alejandro PRINCE (2007), El (involuntario) rol social de los
cibercafés, disponible online en http://www.oei.es/tic/rolcibercafes.pdf
GALPERÍN, H. y MARISCAL, J. (eds) (2007), Digital Poverty: Perspectives from Latin
America and the Caribbean. Ottawa: IDRC.
GIL, Adriana; FELIU, Joel; RIVERO, Isabel; GIL, Eva Patrícia (2003), “¿Nuevas tecnologías
de la información y la comunicación o nuevas tecnologías de relación? Niños, jóvenes y cultura
digital” [artículo en línea]. UOC. [Fecha de consulta: 05/03/10].
http://www.uoc.edu/dt/20347/index.html
PISCITELLI, A. (2005): “Inmigrantes digitales vs. nativos digitales”, portal educ.ar.
PRENSKY, M. (2001), “Digital Natives, Digital Immigrants”, On the Horizon, NBC University
Press, vol.9, n. 5, October.
SEN, Amartya Kumar (2000). Desarrollo y libertad, Buenos Aires: Editorial Planeta.
URRESTI, M. (2008): “Ciberculturas juveniles: vida cotidiana, subjetividad y pertenencia entre
los jóvenes ante el impacto de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información” en
Urresti (comp.): Ciberculturas Juveniles: los jóvenes sus prácticas y sus representaciones en la
era de Internet, La Crujía, Buenos Aires.
VAN DIJK, J. (2008) The Digital Divide in Europe en The Handbook of Internet Politics,
Routledge, London and New York, 2008
WINOCUR, R. (2007a) “La apropiación de la computadora e Internet en los sectores populares
urbanos”. Revista Versión, N° 19, Méjico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: