Al filo de la ciencia. Primera parte. Por Fernando Rusquellas

Autores

“AL FILO DE LA CIENCIA”

 

(Relato cuya pretensión es explicar la historia del conocimiento humano)

UNO: KA-HOS, LA DISPLICENTE

Desde la eternidad Ka-Hos, la desordenada Diosa de la Nada, dominaba la infinita infinitud. Nada había que se distinguiera de la nada. Tal era el desorden que no había espacio, nada podía hallarse en ningún lugar ya que en la interminable homogeneidad tampoco había lugares. Nada podría alterar la situación porque en aquella nada no existía el tiempo, imprescindible para que algo cambie. La diosa segura, dormía displicentemente.

De pronto la Nada entera se conmovió. Surgido de la propia Nada, un misterioso Dios Organizador terminó violentamente con el absolutismo de la Diosa. Separó las aguas de arriba de las aguas de abajo. Donde había oscuridad, encendió luz y calor. Puso en marcha el tiempo y los días siguieron a las noches y los años sucedieron a los años. Los cambios no parecían terminar nunca. El joven Dios, satisfecho, se solazaba observando cada uno de sus éxitos.

La atribulada Ka-hos creyó estar soñando una horrible pesadilla. El revolucionario Dios había tomado efectivamente el mando. Ka-hos vio llegado su fin y casi sin fuerzas y sin esperanzas imploró clemencia. Se apiadó el gran Dios y le asignó una modesta jubilación con fondos provenientes de la entropía, un impuesto a todos los cambios que se produjeran de allí en más y por toda la eternidad en el amplio territorio del flamante universo.

DOS: ALEA, JUGADORA COMPULSIVA

Cada día que pasaba aparecían imprevistos cambios. Infinidad de partículas diferentes reemplazaron la uniformidad de la Nada. Las había pequeñas y cristalinas, otras grandes y fofas, algunas deformes, porosas, lisas, brillantes, solidad, liquidas, gaseosas, incoloras o de los mas variados colores.

Dejando de lado su primitiva decisión de arreglárselas solo y con sólo soplar, el Dios Taumaturgo (creador) formó de la Nada una colaboradora, la Diosa Alea y la nombró secretaría de la casualidad para programar las cuestiones que a él le parecían secundarias.

Fue así que las partículas primeras se mezclaron, se disolvieron y asociaron, se combinaron dando origen a nuevas partículas más grandes, complicadas y novedosas. Hubo una de ellas tan especiales pero tan especiales  que hasta el mismo Artífice de la reciente Creación, sorprendido, se detuvo para observarlas. No eran pasivas como las otras, cuando algo actuaba sobre ellas respondían activamente, como para anular la acción que las había estimulado. El novato Creador de Universos (este era el primero que creaba) encontró esto mucho mas divertido que fabricar estrellas, sistemas planetarios, galaxias y otras insulsas obras monumentales. En su entusiasmo decidió dedicar más tiempo a esta imprevista y casual derivación de su proyecto original. Con la impredecible cooperación de su secretaria Alea cuidó, perfeccionó, complicó y multiplicó la variedad de las particular respondedoras. Notó que esa característica definía algo único, nuevo y original (si hubiera podido patentarla la hubiera llamado VIDA, pero aún no existía la oficina de patentes) Estaba fascinado. Soplaba con amor cada nueva forma que salía de las maravillosas manos de Alea.

Cuando recibían un estimulo cualquiera, las formas vivas de última generación, elaboraban respuestas  cada vez mas complejas. El resultado era siempre el mismo: anular el estimulo generado por el ambiente. Si el estímulo era producido por partículas “amigas”, la respuestas podía consistir en incorporarlas o asimilarlas; si el estímulo era generado por partículas “hostiles”, la respuesta era rechazarlas o huir de ellas. Un modo más complejo de respuesta fue modificar el medio hostil para hacerlo apetecible y acogedor.

TRES: EL PLACER Y LOS DIOSES

El entusiasmo del Creador no le impidió observar que al anular el estimulo los seres vivos experimentaban algo así como placer (ni se imagino los problemas que habría de traerle este hecho en un futuro mas o menos lejano). Fue así que los seres vivos iniciaron una especie de cacería de estímulos para repetir las experiencias placenteras al anularlos. Con esta finalidad tantearon y exploraron, multiplicaron y especializaron sus partes receptoras de estímulos. Se esforzaron por percibir un mayor numero de estímulos (ondas sonoras, presión, calor, frío, moléculas químicas, etc.) incrementando así su conocimiento del ambiente circundante y consecuentemente su autonomía de vida.

El aprendiz de Creador de universos comenzó a preocuparse y con razón. Por confiar en su desprejuiciada secretaria Alea y dejarse llevar luego por el entusiasmo había provocado una fenomenal reacción en cadena. Todavía estaba a tiempo de revertir las cosas pero la curiosidad por saber que le deparaba Alea y la seguridad de ser Todopoderoso le hizo arriesgar un poco más y soltó un poco más del hilo. Como suele pasar con estas cosas…la situación se le fue de las manos.

CUATRO: LA IMAGINACIÓN AL PODER

Unos seres vivos de quienes nunca se hubiera esperado nada especial ampliaron inesperadamente (con la complicidad de la pícara Alea) su mecanismo de elaboración de respuestas y las respuestas generadas fueron las más absurdas  que jamás de le hubieran ocurrido a nadie que se preciara de Organizador del Universo. Desarrollaron la imaginación, descubrieron la agricultura y buscando su colaboración trataron de influir sobre la naturaleza de las maneras más diversas. Algunos intentaron enseñarle a la tierra como debía comportarse cuando introdujeron las semillas en ella y en la época de siembra toda la población acudía a las tierras preparadas para sembrar y sobre ella se entregaban a un intensa e indiscriminada actividad sexual, otros, por el contrario imaginaron que la naturaleza poseía una fecundidad limitada de modo que en la época de siembra se abstenían del sexo para que toda esa capacidad se concentrara en el desarrollo de las semillas. Aunque el primero de los métodos resultaba mas divertido, ninguno de los dos era eficiente para mejorar el rendimiento de los cultivos.

Si bien fracasaban, estos primero intentos de modificar el curso de los acontecimientos naturales fueron imaginativos y hasta a veces geniales. Formaban parte de la magia tribal, madre legitima de cuanto conocimiento apareciera de allí en más en esta parte del Universo.

Nuestros protagonistas observaron que ciertas plagas sumadas a condiciones climáticas adversas eran responsables de sus fracasos pero no conocían ni su naturaleza ni su origen.

A falta de otra explicación mejor, imaginaron los mitos, modelos de la realidad que servían para explicar de una manera aceptable para ellos, las situaciones a las que se veían expuestos, el principio de todo lo que se hallaba a su alrededor o su propio origen.

Los atribuyeron a seres sobrenaturales, muy poderosos a veces y otras no tanto, que gozaban con tales maldades y trataron de sobornarlos para ponerlos de su lado entregándoles la vida de uno de sus hijos, la de un inocente cabrito las entradas para asistir a una danza ritual que suponían les encantaría.

Tampoco resolvieron así sus problemas pero los rituales repetidos mecánicamente miles de veces tranquilizaban los ánimos y los hacían sentir menos impotentes ante la adversidad.

Los mitos, fosilizados por el tiempo, sirvieron para ordenar la sociedad, establecer reglas de comportamiento, costumbres perdurables, reglas morales i-mitando a los héroes sobrenaturales que los originaron.

Nacieron las religiones organizadas.

Los mitos habían contribuido eficazmente al desarrollo social, pero la función de explicar e influir sobre los fenómenos naturales había resultado ser un completo fracaso.

Autor: Fernando Rusquellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: