La evolución biológica. Por María Griselda Zancarini

Autores

Charles DarwinPocas ideas han modificado tan radicalmente nuestra interpretación de la naturaleza como la propia  “idea de cambio” que implica la evolución de los seres vivos. Existen unidades naturales de reproducción en los que se agrupan los organismos vivientes. A estas unidades las denominamos especies. Pero las que ahora pueblan la Tierra proceden de otras especies distintas que existieron en el pasado, y llegaron a ser lo que hoy son a través de un proceso de descendencia con modificaciones continuas. La evolución biológica es el proceso histórico de transformación de unas especies en otras especies, que al cabo son sus descendientes, y el reverso o si se prefiere la contracara del fenómeno es la extinción de la gran mayoría de las especies que han existido. Una de las ideas más interesantes contenidas en el concepto de evolución de la vida es que dos organismos vivos cualesquiera, por diferentes que puedan ser, comparten un antecesor común en algún momento de sus respectivos pasados. Nosotros y cualquier especie de mono actual compartimos un antepasado que puede haber existido hace aproximadamente cinco millones años. Todos los mamíferos, todos los anfibios, los reptiles y las aves descendemos de un mismo pez: el Celacanto. También tenemos un antecesor común con cualquiera de las bacterias hoy existentes, aunque para llegar hasta el tiempo en que viviera nuestro común  antecesor debamos remontarnos, en este caso, a más de 3000 millones de años atras.

Ejemplar de ´El Origen de las Especies´ - Charles DarwinLa evolución es el gran principio articulador, cohesionador o si se prefiere unificador de las Ciencias Biológicas, y sin ella no es posible entender ni las propiedades particulares y por lo tanto distintivas de los organismos, ni las relaciones de proximidad que existen entre las distintas especies, ni tampoco su capacidad de adaptación al medio que los rodea. La teoría evolutiva se relaciona con el resto de la biología de forma análoga a como el estudio de la historia se relaciona con las ciencias sociales.

Charles Darwin fue el Newton de la Biología, que hasta entonces se conocía con el nombre de Historia Natural. Pero a diferencia de la cosmología y la física que vivieron su revolución científica entre los siglos XVI y XVIII, o mejor dicho que iniciaron lo que sería una revolución científica para todas las disciplinas, ya en ese período, la Biología, en cambio, tuvo que esperar hasta el siglo XIX. En efecto fue recién cuando Darwin enunció su Teoría de la Evolución de las Especies, cuando la biología quedaría plenamente integrada al modelo de universo generado por la citada revolución científica de los siglos XV al XVIII.

Es cierto que William Harvey, con su Teoría de la Circulación de la Sangre, ya en el siglo XVII anticipaba una Biología capaz de articular, sin mayores inconvenientes, con las leyes mecánicas del universo que ya planteaba Galileo y que más tarde terminaría de sistematizar Isaac Newton. Pero si no se comprendía el fenómeno de la evolución no sería posible extender la revolución científica a la biología, tal como lo haría Lavoisier con la química a fines del siglo XVIII.

Video: “Las poblaciones que desaparecen”: http://conectate.gov.ar

Video: “Los fósiles”: http://conectate.gov.ar

1 comentario

Comments RSS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: