Carta de José Pedroni al escritor lobense Luis De Paola

Autores


Carta a Luis J. De Paola

 

Esperanza, 22 de noviembre de 1962

Señor Luis J. De Paola

Buenos Aires (Lobos)

Estimado joven:

                        No quiero dejar sin responder la amable carta de usted, llegada a mis manos cuando yo acababa de regresar de Centroamérica, no muy bien de salud y lleno de cosas y de compromisos; todo lo cual me atrasó considerablemente en la atención de la correspondencia, en forma tal que nunca podré ponerme al día. Cuánto se escribe, ¿no?

                        Esta carta tiene, pues, un doble objeto: justificar la demora con que le contesto y darle mi impresión sobre la muestra poética que usted se sirvió enviarme, esto último sobre una nueva lectura, que acabo de hacer, de sus cuatro epístolas.

                        Me gustan sus trabajos. Es usted, constitucionalmente, un poeta auténtico, de voz propia, llamado a hacer cosas perdurables, para todos, en razón de que quien escribe está viendo girar el mundo a su alrededor y se comunica con él mediante un lenguaje accesible, tal como lo aconsejaba Tolstoy(2) y en contra de los sostenido por Mallarmé(3) que abogaba por una poesía egoísta y desdeñosa, hija de la soledad, la sombra y el misterio. Porque aquella será siempre una poesía útil y ésta no pasará de un entretenimiento de mandarines «inclinados unos sobre otros, confiándose secretos al oído», los cual puede complacer a un Cocteau(4), pero no a nosotros que nos sentimos parte del pueblo y vivimos su peripecia.

                        Hay que ponerse del lado de la verdad, en contra de la mentira creadora de mitos y a favor de lo que es patrimonio común. Ello nos hará sensibles al mundo exterior, y nos dará alegría y optimismo, sin los cuales nunca se alcanzarán los secretos de la poesía sencilla y clara, pero trascendente, que complace y conmueve al hombre común, conquistando de él la simpatía y la esperanza. Hay que hablar con el hombre como un amigo, plegarse al ambiente, dialogar.

                        Para lograrlo, tenemos que hacernos entender, dejando de lado las fórmulas aristocratizantes y conquistando las altas planicies de la sencillez…, lo cual no es fácil, ciertamente. (Sólo yo sé cuánto me cuesta ser sencillo, cuánto padezco para llegar a la simple claridad.)

                        Volviendo a sus versos; me ha dado usted una alegría: poder decirle que me agradan, que son bellos, con mucha luz y fragancia. Tal vez advierta en ellos alguna imagen forzada; pero es poca en la pareja unidad del trigal que empieza a madurar.

                        Finalmente quiero agradecerle su Cantata, que me dedica. Grato es oír, al fondo del camino, la voz de la juventud que nos contesta –o nos despide−, haciéndonos saber, mientras avanzamos, que algo de lo que hicimos perdurará.

                        Enhorabuena y adelante. Lo estoy esperando.

                        Cordialmente de usted

Firma de José Pedroni

                             José Pedroni

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: