Documento con información sobre el socialismo lobense del año 1.890. Por Homero Francisco Medina

Autores

 En una  importante recopilación de documentos sobre la historia del socialismo en la Argentina, a cuya versión electrónica puede accederse visitando la página que está al pie de este artículo, Nicolás Iñigo Carrera demuestra que seis años antes de que el Dr Juan B. Justo fundara el Partido Socialista de la Argentina, en nuestra ciudad de Lobos ya existía una agrupación socialista muy activa desde el punto de vista político. Según estos  “Documentos para la historia del Partido Socialista” dicha agrupación estaba al corriente de todo lo que sucedía con los trabajadores en el mundo, en relación con los Congresos, documentos y demás publicaciones de la Internacional Socialista, que tanto daba que hablar en el ámbito de los países centrales.  Por lo que puede interpretarse de la lectura de uno de los documentos se trataría de una corriente política local vinculada a alguna organizacón sindical, aunque no se especifican ni la rama de actividad laboral, ni el nombre de la citada agrupación.

Sin dudas, estos documentos, recopilados por Iñigo Carrera, dan respaldo a un hito, hasta ahora desconocido, de esos que jalonan la trama histórica en la que se inscriben, y que en este caso particular sería la trama de la experiencia histórica del socialismo lobense, junto a otros de gran importancia como la propia fundación del partido en 1.905, o la circulación de un periódico socialista local, dirigido por Antonio Costa, entre 1.911 y 1.915 que se llamaba “Vida Nueva”, o la existencia, en esa misma época, de la Escuela Particular cuyo nombre era “Laica”, del Centro Socialista, o cuando en 1.932 llegan al Concejo Deliberante de Lobos,  Albino Capponi y Sergio Rodriguez del Partido Socialista local, u otros como las visitas de Alfredo Palacios y Nicolas Repetto en 1.955 y 1.960 respectivamente, o el hecho de que para las elecciones de 1.973 el partido presentara la candidatura del joven dirigente, Hugo Hernán “Chungo” Capponi, que no superaba por mucho los 35 años de edad, en un partido en el que la edad promedio de los dirigentes era bastante mayor, o el ignominioso acto de las detenciones efectuadas por miembros de la Policía de Lobos y del Ejército de dos hombres profundamente identificados con el socialismo local como Virgilio Cesar Medina y Homero Virgilio Medina de aquella triste jornada del 24 de marzo de 1.976, en el marco del Golpe de Estado que dio comienzo a la última dictadura militar. Ahora, y gracias a la encomiable labor de Iñigo Carrera podemos agregarle un nuevo dato a la cronología de la historia del socialismo de Lobos. Hasta acá la tarea heurística. Ahora será necesario comenzar con la dificil labor interpretativa de la hermenéutica, o si se prefiere, parafraseando parcialmmente a Reclús, la de tratar de ensanchar un poco más esa geografía del tiempo en que se resume la Historia.

Sobre este hallazgo el Profesor e investigador lobense Cristian Chiminelli, gran compañero de ruta en amistad, estudios e investigaciones dijo: “Se trata de un hallazgo sorprendente habida cuenta de que en nuestros pueblos no suele haber archivos, ni en manos privadas, ni de los Estados Municipales, como deberían haber, sobre las historias de los partidos políticos locales, por lo que quienes investigamos tenemos que recurrir a las fuentes dispersas de la historiografía nacional o recoger testimonios de la Historia Oral”. Yo le agradezco a Cristian estas elogiosas palabras, pero también le debo el reconocimiento  de que sin aquellas lecturas compartidas,  sobre el socialismo en la Argentina de fines del siglo XIX, y en las que los textos de nuestro maestro Norberto Galasso ocuparon un lugar central, posiblemente yo no me hubiera sumergido en el tema con el interés con que lo hago. En este sentido Cristian no me dejaría mentir y seguramente va a suscribir con migo, que fue gracias a Norberto Galasso que conocimos la dimensión política de  Germán Ave Lallemant,  notable científico y político alemán que se radicó en la Argentina y supo integrar el Club Vorwärts al que se refiere Iñigo Carrera. Sin todas esas lecturas compartidas, en las que conocimos a Lallemant como estratega político y su serio intento de crear un socialismo adaptado a las particulares necesidades de la clase trabajadora argentina, o dicho en otros términos, fue este uno de los pocos dirigentes de ese espacio que supo comprender el problema clave de la llamada cuestión nacinal, superando en ese aspecto al propio Karl Marx, que como bien señala Jorge Abelardo Ramos en “Historia de la nación latinoamericana” la comprendió para Irlanda pero no para la India. Sin esas lecturas, sin esas charlas reflexivas compartidas con mi amigo Cristian en tiempos del Profesorado y que con orgullo recuerdo. Sin todo ese entramado de “Causas y azares”, como diría el cantante y poeta cubano Silvio Rodriguez, no se hubiera producido la serendipia, de la voz anglosajona serendipity, a la que suelen referirse los epistemólogos, y que me llevó al hallazgo de estos documentos que desde la historia nacional nos aportan datos sobre la historia local

En el artículo “Vida y obra de Homero Virgilio Medina. Primera Parte”,  publicado en este mismo medio el 26 de noviembre de 2.012, di a conocer otro dato relevante sobre la historia del socialismo local, que pude rescatar de la tradición oral de mi familia. Se trató del hecho de que cuando Homero Medina era apenas un niño de unos 11 o 12 años, su madre doña Ventura Merello, frente a la dramática situación económica en la que había caído su familia, luego de la muerte de su esposo don Juan Vicente Medina gestionó ante el más destacado dirigente socialista de entonces, el Dr Alfredo Lorenzo Palacios, la posibilidad de que el joven Homero, beca mediante, pudiera estudiar en el selecto Colegio Internacional de Olivos (en el que luego supimos también habría estudiado Juan Domingo Perón). En ese colegio de élite Homero cursó sus estudios secundarios en los que obtuvo excelentes calificaciones, y a partir de ellos forjó una base que le permitiría algunos años más tarde emprender sus estudios universitarios. Sin toda esa formación que fue construyendo sobre la base de un gran esfuerzo personal no hubiera sido el importante dirigente del socialismo local que la propia comunidad de Lobos ha reconocido siempre en él. Muchos vecinos de nuestra ciudad se han mostrado asombrados con esa perlita que hasta la publicación de dicho artículo estaba perdida en la tradición oral de mi familia.

Me siento orgulloso de ser partícipe de esta construcción colectiva junto a Norberto Galasso, a quien tengo el honor de conocer personalmente desde 1.993,  junto a Cristian Chiminelli, que siempre está presente con nosotros y forma parte de nuestro Centro de Estudios, junto a mi hermana Luciana Medina, futura Profesora de Historia, que ya viene despuntando como notable cuadro intelectual, y que en poco tiempo seguramente será la coordinadora general del Centro de Estudios Homero Virgilio Medina y junto a muchos otros con los que vamos construyendo estos conocimientos. Creo que entre todos estamos llevando a la praxis las palabras con las que otro de los puntales de nuestro centro, la antropóloga Jimena Ponce de León  hace referencia a los objetivos del mismo en la página de presentación de este blog:  ” Nuestro objetivo es desarrollar investigaciones que contribuyan a producir un corpus de trabajos lobense, divulgar el conocimiento y preservar nuestro patrimonio cultural local”.

A continuación reproduciré un fragmento de uno de estos documentos recopilados por Nicolás Iñigo Carrera que constituye un hallazgo muy interesante para dar sustento fáctico a la difícil tarea de reconstruir la historia del socialismo lobense:

“Tanto Oddone como Corbière y Ratzer, entre otros, han hecho referencia a las organizaciones y periódicos socialistas surgidos, casi siempre en Buenos Aires pero también en algunas localidades del interior del país, desde los primeros años de la década de 1870 hasta 1890.

Entre los más importantes se encuentra el club Vorwärts, fundado por socialistas alemanes en diciembre de 1881, que estuvo representado en el Congreso de París de 1889, fundador de la Segunda Internacional.

Fue decisión del Congreso de París realizar una manifestación internacionalel 1º de mayo de 1890 reclamando “de los poderes públicos que reduzcan legalmente a ocho horas la jornada de trabajo”.

En la Argentina, como ya dijimos, esta manifestación se realizó en Buenos Aires, Rosario, Chivilcoy y Bahía Blanca, con la adhesión de agrupaciones socialistas (tanto marxistas como anarquistas) y mazzinistas y de sindicatos obreros de Buenos Aires, La Plata,Esquina, 25 de mayo, Chivilcoy, Lobos, Pergamino, Capilla, Rosario y Santa Fe”.

 Fuentes:

Nicolás Iñigo Carrera: Documentos para la historia del Partido Socialista, Dossier: Cien años de lucha socialista, en Razón y Revolución n° 3, invierno de 1997, reedición electrónica.

Angueira Juan R. “El Pago de los Lobos”. Noticias y apuntes. Editorial Santamarina. 

Quaglia Juan G., “Lobos mi pueblo”. Editorial Santamarina LobosOctubre de 1.974. 

 http://www.razonyrevolucion.org

Autor: Homero Francisco Medina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: