La epopeya de Gilgamesh, el gran héroe mesopotámico

Autores

Publicado por José Manuel Peque Martínez

En todas las culturas de la antigüedad, e incluso en algunas modernas, existen personajes a medio camino entre la historia y la leyenda que por sus hechos gloriosos se convierten en referente y modelo a seguir por los hombres de esa cultura o civilización. Para los griegos ese héroe era Aquiles, y también Hércules, para los romanos Eneas, para los egipcios Horus y en el caso que vamos a comentar en este artículo, lo fue Gilgamesh para los mesopotámicos.

Quizás la tradición más antigua

Las primeras noticias acerca de este personaje proceden de tablillas datadas en el 2100 a.c., aunque existe mucha más información sobre él posteriormente. Sin embargo es probable que la tradición oral fuera aún más antigua y alcance hasta el 3000 a.c. Es algo que con los datos que disponemos y las herramientas que están a nuestro alcance no podemos afirmar con seguridad. Hay, sin embargo, apuntes curiosos que quizás nos ayuden a ofrecer una antiguedad aproximada, como que en la versión acadia de este mito, del 1600 a.c. aproximadamente, aparecen algunas palabras sumerias que quizá denoten que existió otra versión del mismo mito para esta cultura anterior. Con lo cual quizás estemos hablando del relato épico más antiguo conservado hasta la fecha.

Mitificación de un personaje real

Al contrario de otros muchos héroes de la antigüedad, cuya realidad histórica no ha podido ser confirmada, en el caso de Gilgamesh sí se puede afirmar que fue un personaje real, documentado. En la genealogía real sumeria se le menciona como el quinto rey de la I dinastia de Uruk, cuyo gobierno debió producirse en torno al año 2600 a.c. En esta mención se hace constancia de su descendencia divina como hijo de la diosa Ninsum. Este aspecto para los sumerios era muy importante ya que los conceptos de realeza y divinidad estaban intimamente relacionados entre sí. Se cree que Gilgamesh debió de haber realizado un reinado colmado de grandes gestas que permitió que tras su muerte los poetas de su época ensalzaran su figura y la convirtieran en mito, haciéndole realizar las proezas más inverosimiles e inauditas que el hombre mesopotámico podía concebir.

El choque entre barbarie y civilización

Un pasaje interesante del poema de Gilgamesh lo compone el episodio del encuentro y el enfrentamiento entre el héroe y su gran rival, después inseparable compañero, Enkidu. El génesis de Enkidu fue motivado por la enorme pasión sexual de Gilgamesh, que aterrorizaba a todas las jovenes de Uruk con sus escarceos y sus persecuciones amatorias. Estas suplicaron a la diosa madre Araru que creara un rival digno de él para que le sometiera y le consumiera las energías. La citada diosa escuchó sus súplicas y partiendo de un montículo de arcilla creó un ser monstruoso al que le gustaba convivir con los animales y llevar una existencia solitaria por los agrestes bosques de las afueras de Uruk. Este personaje era Enkidu. Para atraerle hacia él, Gilgamesh urdió una hábil estratagema que daría los frutos deseados. Ordenó a un cazador que acompañase a una prostituta llamada Shamhat hasta el lugar donde habitaba Enkidu, pues tenía la impresión de que con sus encantos lograría arrebatarle parte de su fuerza brutal, y le convertiría en un ser más humano. Así ocurrió, al yacer junto a Shamhat durante seis días y seis noches Enkidu perdió la posibilidad de comunicarse con los animales y los seres del bosque, conoció la bondad de las mujeres y la vida en la ciudad, y descubrió que le interesaba más que su vida anterior. Enkidu se puso de camino hacia Uruk, y se enfrentó en una dura batalla a Gilgamesh, lográndole vencer. Sin embargo, fue gentil en la victoria y perrmitió que el derrotado Gilgamesh siguiera siendo el rey, ya que así estaba dispuesto por los dioses y su linaje divino, y se convirtió en su compañero inseparable a partir de ese momento.

La eterna búsqueda de la inmortalidad

Gilgamesh y Enkidu vivieron muchas aventuras juntos, en las que desafiaron y ofendieron a los dioses, que para vengarse decidieron la muerte por enfermedad de Enkidu. Este hecho provocó una enorme crisis en el corazón de Gilgamesh. Tuvo miedo a la muerte e intentó evitarla, para ello realizó un viaje a los confines del mundo y cruzó el ancho mar para encontrarse con Ur – napishti, el único hombre que había logrado burlar a la muerte, para que le contara qué podría hacer él para conseguir ese don Ur – napishti le contó que había logrado su inmortalidad porque los dioses, tras castigar a la humanidad primero intentando destruirla mediante una lluvia de fuego, decidieron intentarlo mediante una gran inundación (¿el diluvio universal?) y le ordenaron construir un arca gigante en el que pudiera meter las semillas de todas las criaturas de la tierra. Al desempeñar bien ese trabajo, los dioses le recompensaron con una vigorosa inmortalidad.

Vencer al sueño para lograr la inmortalidad

Después de la narración de Ur – napishti Gilgamesh quedó desolado: ¿cómo podría él conseguir algo semejante a eso?. Ur – napishti se dio cuenta de ello y le consoló comentándole que si conseguía vencer al sueño durante seis días y siete noches, quizás también fuera capaz de vencer a la muerte. Esperanzado por esa idea el rey – héroe lo intentó, pero fracasó en el intento. Después de esta derrota Gilgamesh volvió a Uruk donde pasó sus últimos años embelleciendo la ciudad, e intentando hacer feliz la vida de sus súbditos. Pensó que si no lograba ser inmortal al menos intentaría que su memoria perdurara en el tiempo, y se le recordase en las generaciones posteriores. Y esa es la enseñanza verdadera del Poema de Gilgamesh, como el valor de la memoria y la importancia del honor y la vida virtuosa como medio de lograr el respeto del pueblo, es lo que convierte a una persona en inmortal, no el vivir una vida eterna sin realizar ningún acto importante.

Fuente: http://suite101.net/article/la-epopeya-de-gilgamesh-el-gran-heroe-mesopotmico-a24003#.U5pUc3J5OOg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: