Juan Carr: “Debemos apostar a la sustentabilidad del compromiso”

· Sociedad, Solidaridad, Voluntariado
Autores

 El coautor del libro “#Hoy me comprometo. 100 acciones solidarias”, planteó que, si bien “la solidaridad evolucionó muchísimo en los últimos 20 años” continúa en un estadio “emocional”, y debe consolidarse como “cultura”

Así lo señaló el principal referente de Red solidaria,  al referirse al contenido de su nueva obra, que escribió junto a la periodista y comunicadora social Yanina Kinigsberg, editada por Catapulta Ediciones y Mundo Invisible.

“Queremos mostrar que son mil los caminos para que la solidaridad y el compromiso sean posibles”, sintetizó Carr, quien sostuvo que, con el nuevo libro, buscan que cualquier persona que sienta ganas de hacer algo por los otros pueda canalizar su inquietud a través de “alguna de estas cien propuestas, entregadas llave en mano”.

No por nada la publicación -de diseño dinámico, atractivo, adaptable a múltiples modos de lectura- apunta especialmente a los jóvenes: “El libro tiene una impronta joven, pero la intención es que, a partir de los jóvenes, circule intergeneracionalmente”, indicó.

“La nueva cultura solidaria, que deja atrás a la beneficencia, tiene un sentido transformador pero es sólo un momento, un llamado de atención, a la espera de que lleguen la Justicia y la política. Eso lo tenemos clarísimo”, subrayó el impulsor, junto a cinco amigos, de la Red Solidaria en 1995.

En este sentido, planteó: “Todos podemos colaborar con uno, varios o muchos comedores comunitarios, pero para poder asistir a 10 mil comedores o, lo que es mejor, para que la existencia de esos 10 mil comedores ya no sea necesaria, hacen falta la política y la Justicia”.

Para Carr, la explosión solidaria que generó la gran inundación de La Plata y de algunas zonas de la ciudad de Buenos Aires en abril del año pasado -se estima que 3,2 millones de personas colaboraron de alguna manera con los damnificados- es una muestra de “la cultura solidaria” de los argentinos.

“Sin dudas la Argentina tiene una cultura solidaria, pero también es cierto que es necesario que la emoción se convierta en una cultura, en algo que sea más permanente y constante. Tenemos que apostar a la sustentabilidad del compromiso”, subrayó el líder social en una entrevista que mantuvo con Télam.

Por su parte, Yanina Kinigsberg, coautora de la obra, señaló que, “a diferencia de la caridad y del asistencialismo, la solidaridad busca transformar la realidad y supone involucrarse en la necesidad del otro para mejorar su situación”.

“Al profundizar una cultura solidaria, se puede lograr un mayor compromiso de la ciudadanía en relación a los temas comunitarios”, sostuvo Kinigsberg, quien insistió con que, si bien el libro “está escrito para todo público”, desde lo comunicacional, el foco está puesto en los jóvenes.

“Ellos son los que nos dan la mayor esperanza por ser la generación que tiene la energía, el empuje y las herramientas para mejorar nuestro futuro”, remarcó.

Tan sencillas, diminutas y a la vez grandes son cada una de las  propuestas incluidas en el libro del que esta tarde, a partir de las 18:30, firmarán los autores ejemplares en la librería El Ateneo-Gran Splendid, ubicada en la avenida Santa Fe 1860 de esta ciudad.

“Estas 100 propuestas son 100 respuestas posibles a la pregunta de `¿Yo qué puedo hacer?`. Es una manera de decirles a todos aquellos que quieren hacer algo para mejorar nuestra comunidad, que no hay excusas y que se puede empezar a hacer algo ya”, sostuvo Kinigsberg.

En línea con el espíritu de la iniciativa, que no se propone como un paquete cerrado de propuestas sino tan sólo como el inicio de un camino a construir, el libro termina con algunas páginas en blanco en la que invitan a los lectores a inspirarse y aportar ideas “que sumen a la cultura solidaria”.

A su vez, la publicación refleja el trabajo de unas 200 organizaciones de la sociedad civil (OSC) -u organizaciones no gubernamentales (ONG), como también se las llama- en una vasta gama de temáticas, en las que siempre están buscando y necesitando sumar más voluntades.

“Quiero que el tomo dos de este libro lo escriba la comunidad”, invitó el referente de la Red Solidaria, un espacio que, en sus casi 20 años de trabajo, ya lleva sumado el aporte y la participación de 6,4 millones de voluntarios.

“La generación de Red Solidaria tiene un promedio de 30 años y es una generación muy política. A su vez, la cultura solidaria fue evolucionando, apartándose de la limosna y la acción individual, para transformarse en algo que cada vez es más horizontal”, celebró Carr.
“Esperamos que cada lector comparta sus ideas, y sume más acciones y proyectos. Para eso, creamos la web http://www.hoymecomprometo.com que, como el libro, está en proceso de construcción permanente”, intervino Kinigsberg.

Y no ahorró elogios para su compañero de equipo: “Juan está ahí, al lado del que pide ayuda. Muestra lo que la sociedad no quiere ver pero, a la vez, ofrece una alternativa. Ante la inundación, lanza una campaña de donaciones; ante una nena que necesita un transplante, convoca a registrarse como donantes; ante el frío, propone acompañar con abrigo y alimento caliente a las personas en situación de calle”.

La lista parece interminable. Casi como para llenar, rebalsar e inundar las páginas en blanco de este libro que aspira a transformar y a multiplicarse.

Fuente:  http://www.telam.com.ar/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: