Hoy faltó el profesor. Por los alumnos de la E.S.B. Nº 4 Orientada en Artes Visuales.

Autores

Proyecto: “Hoy faltó el profesor” Región: Metropolitana Escuela: E.S.B. Nº 4 Orientada en Artes Visuales. Localidad: Lobos 1) Tema del proyecto: Desaparecidos en la dictadura Argentina. Nos interesa contar el último año como docente del profesor Luis Oscar “Pato” Lacoste antes de ser secuestrado en dictadura. Sus gustos, intereses, su trabajo, su manera de enseñar y su forma de ver la vida. Esta, es una historia conectada a 30.000 historias más, ocurrida en los años más nefastos de la Argentina, en la ciudad de Lobos. Está tomada desde la doble desaparición (física y cultural) del profesor Lacoste (1943-1976), un docente, que murió fusilado en una simulación de escape y que aún hoy en la escuela donde trabajaba figura que abandonó el cargo. “Hoy faltó el profesor” es un documental para reflexionar acerca de la ausencia y la manera de hacerla presente construyendo la memoria. 2) Investigación: Para contextualizar el tema contamos con material de archivo, audiovisuales, fotos y publicaciones de la época, a nivel nacional (porque el archivo de diarios locales comienza en 1982). Donde claramente se evidencia la complicidad de los medios para inventar estereotipos que “ayudaban” a las personas a “identificar” subversivos. También obtuvimos un registro de la entrevista que hicimos en la escuela a la profesora de literatura Agustina Graciano, ex alumna del Prof. Lacoste, quién nos relató cómo era el desempeño docente de Lacoste en el Colegio Nacional, describiéndolo como un ser humano excepcional. En la misma entrevista también estuvo presente la profesora de Historia Ana Pedernera, quien conoció al “Pato”, como le decían, en la librería de la que él era dueño, quien la incentivaba a escribir y a estudiar letras por lo que le prestaba libros. Ana también fue “visitada” de madrugada por la policía en la pensión en la que vivía mientras estudiaba en Lobos el profesorado y recuerda claramente la casual entrevista que tuvo con un vendedor de libros por catálogo que por aquella época se quedó en la ciudad por una semana indagando que leía ella y otras personas. Estas miradas hoy adultas, coinciden no solo en resaltar la figura de Lacoste en su rol docente sino también en sus otras actividades, como director vocacional de teatro, escritor y fundador de una pequeña editorial. Además de ser un hombre íntegro e intelectualmente muy preparado. También hemos mantenido contacto con una revista de distribución gratuita, “el viaje”, que ha realizado notas imperdibles a partir de entrevistas a familiares del profesor desaparecido. Las que adjuntamos en estos enlaces. – revistaelviaje.com.ar/editorial-no-24-leer-senales/ – http://revistaelviaje.com.ar/15-de-octubre-dia-de-los-dd-hh-en-lobos/http://revistaelviaje.com.ar/conversaciones-con-stella/http://revistaelviaje.com.ar/el-largo-adios-2/http://revistaelviaje.com.ar/yo-no-puedo-librarme-a-lo-que-te-debo-comoilusion/http://revistaelviaje.com.ar/algun-dia-la-verdad/ Sinopsis Agustina Graciano, Ana Pedernera y Eugenio Lacoste son entrevistados por alumnos de la ESB Nº4 de Lobos, los tres comparten la experiencia de haber conocido al Profesor, Luis Oscar “Pato” Lacoste cada uno desde un espacio y una mirada diferente. Agustina caracteriza al profesor Lacoste como un docente poco común, que presenta los temas de literatura con mucha claridad y creatividad. En esa misma escuela, 37 años después, ella es entrevistada, y con la mirada en el recuerdo reconstruye a Lacoste: “él logró con su forma de escuchar y enseñar que pasara de tener un seis en literatura, a escribir para concursos de poesía….era un docente egresado de la Facultad de Filosofía y Letras de Buenos Aires, de los pocos con ese título en Lobos.” El profesor Lacoste, o “Pato” como le decían hacía a sus alumnos reflexionar, generaba en ellos la necesidad de formar una opinión y fundamentarla. La profesora Ana Pedernera es entrevistada en la biblioteca de su casa, mientras nos muestra un libro que compró por recomendación de Lacoste en la librería de la que él era dueño (“La paloma de vuelo Popular” de Nicolás Guillén), relata que mientras tenía hora libre en la escuela, podía salir e ir a la librería Santamarina que estaba a una cuadra, para mostrarle al profesor Lacoste lo que estaba escribiendo. Describe a Lacoste como un referente literario, que la asesora en la lectura de libros de escritores latinoamericanos y que reparte su tiempo entre la docencia, la librería, la dirección de obras de teatro y el asesoramiento a escritores a los que también les propone editar una antología local. Eugenio Lacoste, hermano del profesor, piensa en su hermano, y en él, en todos los desaparecidos. Mientras muestra la última foto en color de su hermano, tomada el día que Eugenio se casó, relata la búsqueda, los miedos y la desesperación de no saber. Agustina recuerda la clase donde el profesor les pide una opinión personal sobre cualquier materia, lo que derivo en la denuncia de algunos padres sobre la manera de enseñar del docente y su posterior desaparición. Ana, repara en lo mismo y recuerda que en esos años no era común que un profesor escuchara a sus alumnos o les preguntara que pensaban. Eugenio sabe que la dirección del Colegio Nacional, se muestra desconforme con el profesor Lacoste por su manera de enseñar y que la queja surge de un grupo de padres que así lo creían. Agustina recuerda la clase posterior a la reunión donde el profesor trasmite a sus alumnos su desilusión y tristeza por lo sucedido y les da la clase como la dirección espera, y les dice: “Hoy tema, la vaca….escriban” e inmediatamente se le viene a la memoria la clase del 15 de octubre de 1976 cuando le dicen que el profesor faltó. Del profesor Lacoste, hoy poco se sabe, sólo que fue detenido en la madrugada del 15 de octubre de 1976, que murió fusilado en una simulación de escape (en la localidad de General Belgrano), y que aún hoy en la escuela donde trabajaba, figura que abandonó el cargo. A los tres entrevistados los conecta la ausencia y a los alumnos de la ESB N4 la necesidad de hacerla presente a través de una nueva mirada, de la visión de jóvenes que nacieron en democracia y no entienden ni el silencio, ni la complicidad y ni el olvido de la sociedad. Motivación personal La necesidad de conectar una historia particular como parte de nuestra memoria como sociedad. Nos interesa contar una historia, de 30.000, en los años nefastos de la dictadura cívico-militar, en la ciudad de Lobos. Tomándola desde la doble desaparición (física y cultural) del profesor de Literatura Luis Oscar “Pato” Lacoste (1943-1976) El documental espera llegar a los que en silencio intentaron creer en la ausencia del profesor como algo natural y a los que aún hoy necesitan que tanta espera no sea en vano. Tratamiento estético El documental será en tres espacios físicos diferentes, cuando esté referida a la profesión de Lacoste y a su desempeño docente será en donde funcionó el Colegio Nacional con cámara en mano mostrando los bancos vacios y con la voz en off de la entrevistada.

Fuente: http://www.repositoriorecursos-download.educ.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: