Ópera “Dido y Eneas”. Letra de Nahum Tate y Música de Henry Purcell. Libreto en inglés y español

Autores

Argumentos y libretos de óperas

“Dido y Eneas” de Henry Purcell

Henry Purcell (Westminster, 1659 – 1695) estrenó su óperaDido and Aeneas en 1689 , no en un teatro comercial de Londres, sino en el internado para señoritas de la alta sociedad de Josias Priest, Chelsea. El estreno comercial tuvo lugar en Londres a principios de 1700.

La versión moderna para coro y solistas de ambos sexos es obra de Benjamin Britten (1913 – 1976) y fue estrenada el 8 de junio de 1951 en el festival de Aldeburgh.

El libreto es obra del dramaturgo y poeta Nahum Tate (1652 – 1715) basado en su tragedia Brutus of Alba or The Enchanted Lovers y en el canto IV de La Eneida de Virgilio; y entre sus pasajes destaca la famosa aria When I am laid in earth (Cuando descanse bajo la tierra).

Está dividida en tres actos, donde relata la historia de amor entre Dido, reina de Cartago y el príncipe troyano Eneas, y su desesperacion cuando la abandona.

Personajes

  • Dido — Reina de Cartago — soprano dramática
  • Eneas — Príncipe troyano — tenor o barítono
  • Belinda — Hermana y dama de la reina — soprano ligera
  • Mujer II — Segunda dama de la reina — soprano o mezzo-soprano
  • Hechicera — Hechicera — mezzo-soprano
  • Bruja I — Bruja y hechicera — mezzo-soprano
  • Bruja II — Bruja y hechicera — mezzo-soprano
  • Espíritu — Dios Mercurio — soprano o contratenor
  • Marinero — Marinero — tenor
  • Cortesanos, brujas, cupidos y marineros — coro

Libreto en inglés y español

La acción transcurre en Cartago, en una época mitológica.

ACT I
Scene: The Palace

(Dido, Belinda and train)

BELINDA
Shake the cloud from off 
your brow,
fate your wishes does allow.
Empire growing,pleasures flowing,   
fortune smiles and
so should you.

CHORUS
Banish sorrow, 
banish care,
grief should ne'er
approach the fair.

DIDO
Ah! Belinda, I am press'd
with torment 
not to be confess'd,
peace and I 
are strangers grown.
I languish till 
my grief is known,
yet would not have it guess'd.

BELINDA
Grief increases by 
concealing.

DIDO
Mine admits of no 
revealing.

BELINDA
Then let me speak; 
the Trojan guest
into your tender 
thoughts has press'd;
the greatest blessing 
Fate can give
our Carthage to secure 
and Troy revive.

CHORUS
When monarchs unite,
how happy their state,
they triumph at once o'er
their foes and their fate.

DIDO
Whence could so 
much virtue spring?
What storms, 
what battles did he sing?
Anchises' valour mix'd 
with Venus' Charms,
how soft in peace,
and yet 
how fierce in arms!

BELINDA
A tale so strong 
and full of woe
might melt the rocks
as well as you.
What stubborn heart 
unmov'd could see 
such distress,
such piety?

DIDO
Mine with storms
of care oppress'd
is taught to pity
the distress'd.
Mean wretches'
grief can touch,
so soft, 
so sensible my breast,
But ah! 
I fear, I pity his too much.

BELINDA, SECOND WOMAN
(Repeated by chorus)
Fear no danger to ensue,
the hero loves as well as you,
ever gentle, ever smiling,
and the cares 
of life beguiling,
Cupid strew your path with flowers
Gather'd from Elysian bowers.

(Aeneas enters with his train)

BELINDA
See, your royal guest appears,
how godlike is 
the form he bears!

AENEAS
When, royal fair, 
shall I be bless'd
with cares of love 
and state distress'd?

DIDO
Fate forbids 
what you pursue.

AENEAS
Aeneas has no fate 
but you!
Let Dido smile and I'll defy
the feeble stroke of Destiny.

CHORUS
Cupid only throws the dart
that's dreadful 
to a warrior's heart,
and she that wounds can 
only cure 
the smart.

AENEAS
If not for mine, for Empire's sake,
some pity on your lover take;
Ah! make not, 
in a hopeless fire,
a hero fall, 
and Troy once more expire.

BELINDA
Pursue thy conquest, Love;
her eyes confess the flame
her tongue denies.

CHORUS
To the hills and the vales, to the
rocks and the mountains,
to the musical groves and the cool
shady fountains.
Let the triumphs of love and of
beauty be shown.
Go revel, ye Cupids,
the day is your own.

THE TRIUMPHING DANCE
ACTO I
Escena: El Palacio

(Dido, Belinda y el séquito)

BELINDA
Sacude las nubes de tu frente,      
el destino permite tus deseos;
el imperio crece, 
afloran los placeres, 
la fortuna sonríe y así
debieras hacerlo tú.

CORO
Destierra la tristeza,
destierra la inquietud, 
la aflicción no debería
aproximarse a la corte.

DIDO
Ay, Belinda! 
Me acosa un tormento 
inconfesable,
la paz y yo nos hemos hecho 
extrañas.
Languideceré hasta
que mi pesar sea conocido, 
aunque no debiera ni suponerse.

BELINDA
La aflicción aumenta al
ocultarla.

DIDO
La mía no admite
revelación.

BELINDA
Déjame hablar: 
el huésped troyano
ha invadido tus tiernos
pensamientos; 
es la mayor bendición 
que puede dar el destino 
para afianzar nuestra Cartago
y revivir Troya.

CORO
Qué felices son los estados 
cuando sus monarcas se unen,  
triunfan inmediatamente 
sobre los enemigos y el destino.

DIDO
¿De dónde puede aflorar
tanta virtud?
¡Qué guerras, 
qué batallas nos ha referido!
En él están mezclados 
el valor de Anquises 
con el encanto de Venus.
¡Qué dulce en la paz y, aun
así, qué fiero en las armas!

BELINDA
Una narración tan vigorosa 
y llena de infortunio,
capaz de ablandar rocas,
debiera ablandarte a ti.
¿Qué terco corazón 
podría permanecer insensible
ante tanto pesar, 
tanta devoción?

DIDO
Mi corazón oprimido 
por tormentas de inquietud 
me ha enseñado a compadecer 
a los afligidos.
Sólo a los despreciables malvados 
los endurece el dolor; 
mi pecho, en cambio, 
es tan blando, tan sensible;
pero, ¡ay!, creo que también
compadezco mucho el suyo.

BELINDA, SEGUNDA MUJER
(El coro repite)
No temas que sobrevenga el peligro,
el héroe ama tanto como tú,
siempre amable, siempre sonriente,
y cuidadoso 
en las inquietudes de la vida,
Cupido cubre tu senda de flores,
recogidas en los emparrados Elíseos.

(Eneas entra con su séquito)

BELINDA
Mira, aparece tu huésped real;
¡qué semejante a los dioses 
en su porte!

ENEAS
¿Cuándo, Majestad, 
recibiré la bendición 
con inquietudes de amor
y el peligro de los estados?

DIDO
El destino prohíbe 
lo que tú persigues.

ENEAS
¡Eneas no tiene más destino 
que tú!
Sonría Dido y yo desafiaré 
el débil azote del destino.

CORO
Cupido sólo lanza el dardo
que es fatal 
al corazón de un guerrero, 
y aquélla a la que hiere 
es la única que puede curar 
al dañado.

ENEAS
Si no es por mí, sea por el imperio
alguna piedad en la toma de tu
amado; ¡ay!, no causes,
en un fuego desesperado, 
la caída de un héroe
y que Cartago expire una vez más.

BELINDA
Prosigue la conquista, ¡oh, Amor!;
los ojos de ella confiesan la llama
que su lengua niega.

CORO
A las colinas y a los valles,
a las rocas y a las montañas,
a los bosquecillos musicales
y a las frescas y umbrías fuentes.
Mostremos los triunfos del amor
y de la belleza.
Deleitaos, Cupido, 
el día os pertenece.

DANZA TRIUNFAL
ACT II
Scene 1: The Cave

(enter sorceress)

PRELUDE FOR THE WITCHES

SORCERESS
Wayward sisters, 
you that fright 
the lonely traveller by night.
Who, 
like dismal ravens crying,
beat the windows 
of the dying,
Appear! Appear at my call, and
share in the fame
of a mischief shall make 
all Carthage flame.
Appear!

(enter enchantresses)

FIRST WITCH
Say, Beldam, 
say what's thy will.

CHORUS
Harm's our delight 
and mischief all our skill.

SORCERESS
The Queen of Carthage,
whom we hate,
as we do all in prosp'rous state,
ere sunset,
shall most wretched prove,
depriv'd of fame, 
of life 
and love!

CHORUS
Ho, ho, ho, ho, ho, ho!

TWO WITCHES
Ruin'd ere the set of sun?
Tell us, 
how shall this be done?

SORCERESS
The Trojan Prince, 
you know, is bound by Fate 
to seek Italian ground;
The Queen and he 
are now in chase.

FIRST WITCH
Hark! Hark! 
the cry comes on apace.

SORCERESS
But, when they've done,
my trusty Elf,
in form of Mercury 
himself,
as sent from Jove 
shall chide his stay,
and charge him 
sail tonight 
with all his fleet away.

CHORUS
Ho, ho, ho, ho, ho, ho!

TWO WITCHES
But 
ere we this perform,
we'll conjure for a storm
to mar 
their hunting sport
and drive 'em back to court.

CHORUS
(in the manner of an echo)
In our deep vaulted cell 
the charm we'll prepare,
too dreadful a practice 
for this open air.

FAIRIES DANCE

Scene 2: The Grove

(Aeneas, Dido, Belinda, 
and their train)

BELINDA
(Repeated by Chorus)
Thanks to these lonesome vales,
these desert 
hills and dales,
so fair the game, 
so rich the sport,
Diana's self might 
to these woods resort.

SECOND WOMAN
Oft 
she visits this lone mountain,
oft 
she bathes her in this fountain; 
here, 
Actaeon met his fate,
pursued by his own hounds,
and after mortal wounds
discover'd, too late.

(A danc e to entertain Aeneas by
Dido's women)

AENEAS
Behold, 
upon my bending spear
a monster's head 
stands bleeding,
with tushes far exceeding
those did Venus' 
huntsman tear.                              

DIDO
The skies are clouded, hark! How
thunder Rends the mountain oaks
asunder.

BELINDA
(Repeated by Chorus)
Haste,
haste to town, 
this open field no shelter 
from the storm can yield.

(Exeunt Dido, Belinda and train)

(The Spirit of the Sorceress
descends to Aeneas in the
likeness of Mercury)

SPIRIT
Stay, Prince 
and hear 
great Jove's command;
he summons thee 
this night away.

AENEAS
Tonight?

SPIRIT
Tonight thou must forsake 
this land,
the Angry God 
will brook no longer stay.
Jove commands thee, waste no more
in Love's delights, 
those precious hours,
allow'd by th'Almighty
powers. 
To gain th'Hesperian shore
And ruined Troy restore.

AENEAS
Jove's commands shall be obey'd,
tonight our anchors shall be
weighed.

(Exit Spirit.)

But ah! 
what language can I try 
my injur'd Queen 
to Pacify:
no sooner she resigns her heart,
but from her arms 
I'm forc'd to part.
How can so hard a fate be took?
One night 
enjoy'd, the next forsook.
Yours be the blame, ye gods! 
For I obey your will,
but with more ease could 
die.
ACTO II
Escena 1: La Cueva

(Entra la hechicera)

PRELUDIO PARA LAS BRUJAS

HECHICERA
Traviesas hermanas, vosotras
atemorizáis  en la noche 
al viajero solitario.
Quien, 
como tenebroso cuervo que grita, 
golpea las ventanas 
del agonizante,
¡acudid!, acudid a mi llamada, 
y decidle a la Fama 
que un mal hará 
que toda Cartago arda.
¡Acudid!

(Entran las brujas)

PRIMERA BRUJA
Di, Beldame, 
¿dinos cuál es tu voluntad?

CORO
El daño es nuestro deleite 
y el mal nuestra habilidad.

HECHICERA
La reina de Cartago, a la que
odiamos, como hacemos con todos
aquellos estados prósperos, 
antes de la puesta del sol, 
se verá, si es que puede existir 
mayor infortunio, 
privada de fama, 
de vida y de amor!

CORO
¡Ja, ja, ja! ¡Ja, ja, ja!

DOS BRUJAS
¿Hundida antes de que caiga
el sol?
Dinos, ¿cómo debe hacerse?

HECHICERA
El príncipe troyano, ya sabéis, 
está obligado por Destino 
a buscar tierra italiana;
ahora la reina y él 
están de cacería.

PRIMERA BRUJA
¡Escuchad! ¡Escuchad! 
El estruendo llega con prontitud.

HECHICERA
Pero, cuando hayan acabado,
mi leal duende, 
tomando la forma 
del mismo Mercurio, como si fuera
un enviado de Júpiter, 
reprochará su permanencia 
y le encargará 
hacerse a la mar esta noche 
con toda su flota.

CORO
¡Ja, ja, ja! ¡Ja, ja, ja!

DOS BRUJAS
Pero antes 
de que llevemos a cabo esto, 
conjuremos una tormenta
para echar a perder 
su caza deportiva 
y reconducirlos a la corte.

CORO
(En forma de eco)
Prepararemos el encantamiento en
nuestra profunda celda abovedada;
práctica demasiado espantosa para
hacerla al aire libre

DANZA DE LAS FURIAS

Escena 2: El Bosquecillo

(Eneas, Belinda, Dido 
y el séquito)

BELINDA
(El coro repite)
Gracias a estos solitarios valles,
a estas desiertas 
colinas y vaguadas, 
el juego tan limpio, 
tan rico el deporte 
la propia Diana 
debería recurrir a estos bosques.

SEGUNDA MUJER
A menudo 
visita estas montañas solitarias, 
a menudo se baña en esta fuente; 
aquí, 
donde Acteón encontró la muerte, 
perseguido por sus propios 
perros de caza 
y después de heridas mortales 
demasiado tarde descubierto.

(Las damas de Dido 
bailan para Eneas)

ENEAS
Contemplad, 
sobre mi curvada lanza 
se yergue la cabeza 
sangrante de un monstruo, 
con colmillos harto excesivos, 
aquellos que Venus hizo 
que arrancara el cazador.                

DIDO
Los cielos están nublados.
¡Escuchad! El rayo desgarra 
los robles de la montaña.

BELINDA
(El coro repite)
Apresurémonos, 
dirijámonos a la ciudad, 
este campo abierto no puede
ofrecer refugio de la tormenta.

(Se van Dido, Belinda y el séquito)

(El espíritu de la hechicera
desciende a Eneas bajo la forma 
de Mercurio)

ESPIRITU
Deténte, príncipe,
y escucha el mandato 
del gran Júpiter;
te convoca para que salgas 
esta noche

ENEAS
¿Esta noche?

ESPIRITU
Esta noche deberás abandonar 
esta tierra, 
el dios enojado no soportará 
una estancia más prolongada.
Júpiter te lo ordena, 
no desperdicies más 
en delicias de Amor 
esas horas preciosas 
concedidas por los todopoderosos 
para ganar las costas de Hesperia 
y restaurar a la arruinada Troya.

ENEAS
Las órdenes de Júpiter serán
cumplidas. Esta noche se levarán
nuestras anclas.

(Se va el espíritu)

Pero, ¡ay!, 
con qué palabras puedo
intentar pacificar 
a mi ofendida reina: 
nada más ceder a su corazón, 
me veo forzado a partir
arrancándome de sus brazos
¿Cómo puede ser tan duro un
destino? Una noche de gozo, la
siguiente de renuncia.
¡A vosotros os culpo, a vosotros,
dioses! Ya que obedezco vuestros
deseos, pero con mayor facilidad
moriría.
ACT III
Scene 1: The Ships

PRELUDE

FIRST SAILOR
(Repeated by Chorus)
Come away, fellow sailors, 
your anchors be weighing, 
time and tide
will admit no delaying, 
take a boozy short leave 
of your nymphs on the shore, 
and silence their mourning 
with vows of returning
but never intending 
to visit them more.

THE SAILORS' DANCE

(The Sorceress, and her
Enchantresses)

SORCERESS
See 
the flags and streamers curling,
anchors weighing, 
sails unfurling.

FIRST WITCH
Phoebe's pale deluding beams
gilding more 
deceitful streams.

SECOND WITCH
Our plot has took,
the queen's forsook.

TWO WITCHES
Elissa's ruin'd, ho, ho!
Our plot has took,
the queen's forsook, 
ho, ho, ho!

SORCERESS
Our next motion
must be to storm her
lover on the Ocean!
From the ruin of others our
pleasures we borrow,
Elissa bleeds tonight,
and Carthage flames tomorrow.

CHORUS
Destruction's 
our delight,
delight our greatest sorrow!
Elissa dies tonight and
Carthage flames tomorrow. Ha!ha! 

A DANCE

Scene 2: The palace

(Enter Dido, Belinda and train)

DIDO
Your counsel all 
is urged in vain,
to Earth and Heaven 
I will complain!
To Earth and Heaven 
why do I call?
Earth and Heaven 
conspire my fall.
To Fate I sue, 
of other means bereft, 
the only refuge 
for the wretched left.

(enter Aeneas)

BELINDA
See, Madam, see where
the Prince appears;
such sorrow in his looks he bears,
as would convince you still 
he's true.

AENEAS
What shall lost Aeneas do?
How, Royal Fair, shall I impart
the God's decree, and tell you we
must part?

DIDO
Thus on the fatal Banks 
of Nile,
weeps the deceitful crocodile;
thus hypocrites,
that murder act,
make Heaven and Gods 
the authors of the fact.

AENEAS
By all that's good ...

DIDO
By all that's good, 
no more!
All that's good 
you have forswore.
To your promis'd empire fly
and let forsaken 
Dido die.

AENEAS
In spite of Jove's command, 
I'll stay,
offend the Gods,
and Love obey.

DIDO
No, faithless man, thy course pursue;
I'm now resolv'd 
as well as you.
No repentance shall reclaim
The injur'd Dido's 
slighted flame,
for 'tis enough, 
what'er you now decree,
that you had once 
a thought of
leaving me.

AENEAS
Let Jove say what he will: 
I'll stay!

DIDO
Away, away! No, no, away!

AENEAS
No, no, I'll stay, 
and Love obey!

DIDO
To Death I'll fly
if longer you delay;
away, away!...

(Exit Aeneas)

But Death, alas! 
I cannot shun;
Death must come when he is gone.

CHORUS
Great minds 
against themselves  conspire,
and shun the cure 
they most desire.

DIDO
Thy hand, Belinda, 
darkness shades me.
On thy bosom let me rest,
more I would, 
but Death invades me;
Death is now a welcome guest.
When I am laid in earth, 
May my wrongs create
no trouble in thy breast;
remember me, but 
ah! forget my fate.

(Cupids appear in the clouds 
o're her tomb)

CHORUS
With drooping wings 
you Cupids come, 
and scatter roses on her tomb,
soft and Gentle as her heart.
Keep here your watch, 
and never part.

CUPIDS DANCE
ACTO III
Escena 1: Las naves

PRELUDIO

PRIMER MARINERO
(El coro repite)
Vayámonos, compañeros. 
Levad vuestras anclas, 
el tiempo y la marea 
no admiten dilación, 
brindad en corta despedida 
con vuestras ninfas de la costa, 
y silenciada su tristeza 
con votos de regreso, 
pero no intentéis 
volver a visitarlas nunca más.

DANZA DE LOS MARINEROS

(Entran la hechicera 
y las brujas)

HECHICERA
Mirad como serpentean 
las banderas y los gallardetes, 
se levan las anclas, 
se despliegan las velas.

PRIMERA BRUJA
Pálidas sonrisas brillantes 
y engañosas de Efebo, 
dan brillo a falsas palabras.

SEGUNDA BRUJA
Nuestra intriga ha dado resultado,
la reina ha sido abandonada.

DOS BRUJAS
¡Elisa desacreditada, ja, ja!
Nuestra intriga ha dado resultado,
la reina ha sido abandonada, 
¡Ja, ja, ja!

HECHICERA
¡Nuestro próximo movimiento 
debe ser 
asaltar a su amante en el océano!
Conseguimos el placer 
de la desgracia de los otros.
Elisa sangra esta noche 
y Cartago arderá en llamas mañana.

CORO
¡La destrucción 
es nuestro deleite,
el deleite nuestra mayor tristeza!
Elisa muere esta noche y Cartago
hervirá en llamas mañana. ¡ja, ja!

DANZA

Escena 2: El palacio

(Entran Dido, Belinda y el séquito)

DIDO
Todos tus consejos
han resultado vanos.
¡Levantaré mi queja 
a la tierra y al cielo! 
¿Por qué clamo 
a la tierra y al cielo? 
La tierra y el cielo 
urden mi caída.
Apelo al destino, 
despojado de otras intenciones,
el único refugio 
para los desdichados.

(Entra Eneas)

BELINDA
Señora, mira por dónde 
aparece el príncipe;
su mirada arrastra tal tristeza,
que aún debería convencerte 
de su veracidad.

ENEAS
¿Qué deberá hacer el perdido
Eneas? ¿Como podré, majestad,
comunicar el decreto del dios, 
y contaros que debemos partir?

DIDO
Así como en los funestos bancales
del Nilo,
llora el mentiroso cocodrilo; 
así los hipócritas,
que actúan de forma asesina, 
hacen del cielo y los dioses 
los autores de sus actos.

ENEAS
Por todo lo que es bueno...

DIDO
¡No digas nunca más 
por todo lo que es bueno!
Has abjurado de todo 
lo que es bueno, 
vuela a tu prometido imperio 
y deja que muera 
la abandonada Dido.

ENEAS
Me quedaré, a pesar 
de las órdenes de Júpiter;
ofendiendo a los dioses 
y obedeciendo al amor.

DIDO
No, infiel, prosigue tu camino;
ahora, al igual que tú, 
estoy resuelta.
No reclamará arrepentimiento 
la llama desairada 
de la ofendida Dido, 
porque ya es suficiente, 
sea lo que sea 
lo que ahora pronuncies,
con que en un momento tuvieras 
el pensamiento de dejarme.

ENEAS
¡Sea cual sea la voluntad 
de Júpiter, me quedaré!

DIDO
¡Fuera, fuera! ¡No, no, fuera!

ENEAS
¡No, no, me quedaré 
y obedeceré al amor!

DIDO
Yo volaré antes hacia la muerte,
cuanto más largo sea tu
aplazamiento. ¡Fuera, fuera!...

(Sale Eneas)

Pero, ¡oh, muerte! no puedo
rehuirle; la muerte debe llegar
cuando él se haya ido.

CORO
Las grandes mentes 
conspiran contra sí mismas 
y evitan la cura 
que más desean.

DIDO
Tu mano, Belinda;
me envuelven las sombras.
Déjame descansar en tu pecho.
Cuánto más no quisiera, 
pero me invade la muerte;
la muerte es ahora una visita
bien recibida.
Cuando yazga en tierra, mis
equivocaciones no deberán crearle
problemas a tu pecho; recuérdame,
pero, ¡ay!, olvida mi destino.

(Cupido aparece en las nubes, 
sobre su tumba)

CORO
Tú, Cupido, 
vienes alicaído 
y esparces rosas sobre su tumba,
dulces y tiernas como su corazón.
Mantén aquí tu vigilancia y no
partas nunca.

DANZA DE CUPIDO

Fuente: www.fiorellaspadone.com.ar

Ópera Dido y Eneas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: